El archivo personal de Woody Allen, unas 56 cajas llenas de historias fue abierto, leído y analizado ¿Los resultados? Una de dos: Woody Allen es un director de culto brillante que sabe representar las dificultades de las relaciones de pareja o en verdad es un misógino obsesionado con las mujeres jóvenes

La respuesta correcta parece ser la segunda. Richard Morgan, un escritor de The Washington Post, se dio a la tarea de ir a la Biblioteca de la Universidad de Princeton para leer el archivo personal de Allen que está disponible desde 1980. Este incluye un montón de guiones sin terminar que revelan un lado aún más oscuro de Allen del que imaginamos… o tal vez ya lo sabíamos.

Uno de los guiones que se encontraron por ahí es el de The Filmmaker en el que Woody Allen es una especie de Federico Fellini pero de la industria porno que se enamora locamente de Jennifer, una mujer esquizofrénica mucho más joven. Obviamente, el director que estaba comprometido con una tal mujer Susan, escritora de best sellers, la deja para irse con Jennifer.

Otra de las historias dentro de la cajita de Pandora es la de un hombre “rico, educado, respetado” que tiene una relación amorosa con una chica hindú de 21 años. Otra, para que no se pierda la costumbre, es la de Consider Caplan en la que un tipo de 53 años se enamora de su vecina de 17 años.

Ahora, no es la primera vez que alguno de los personajes del director se enamora de una adolescente. Manhattan (1979) es el ejemplo perfecto. El papel de Allen, un hombre de 42 años llamado Isaac Davis tiene una relación romántica con Tracy, una chica de 17 años interpretada por Mariel Hemingway. En Husband and Wives (1992) lo mismo: Gabe, un escritor y profesor se enamora de una de sus estudiantes, Rain, llevada a la pantalla por Juliette Lewis. Y su nueva película parece tener una historia similar, sólo que el personaje tiene dos años más mientras la chica dos años menos que en Manhattan.

The Filmmaker, sin saber la fecha exacta, fue escrito a finales de los 60 y los principios de los 70; sin embargo, fue abandonado en el cajón del olvido y ahí se había quedado hasta ahora. “Desde el principio hasta el final, cae en la misoginia. Allen, quien ha sido nominado a 24 premios Oscar, nunca ha necesitado de otra ideas además de la del hombre lujurioso y su hermosa conquista”, escribió Morgan.

En 2014, Dylan Farrow, su hija adoptiva junto con la actriz Mia Farrow, escribió una carta digital publicada en The New York Times en la que revelaba cómo el director había abusado de ella cuando sólo tenía siete años. Muchos años antes de esta carta, en 1997, se casó con la hija adoptiva de su ex esposa Mia, una chica de ascendencia surcoreana 35 años menos que el mismo Woody.

Si ya lo sabíamos, ¿cuál es la sorpresa? Esa mera. Que ya lo sabíamos. Su cine es un constante reflejo de esa extraña obsesión con las mujeres jóvenes y esa evidente misoginia cargada de humor negro, conversaciones ágiles y problemas amorosos.