Entretenimiento

Dueño de Chimuelo revela la causa de muerte de su mascota (en realidad un hermano)

“Y ahora… el momento más triste de la jornada” ha llegado, pues el dueño de Chimuelo, un niño chileno llamado Renato Barrera, ha revelado la historia detrás del periquito que se hizo viral. La historia conocida comenzó cuando Renato organizó un funeral para despedir a su mascota. Entre cánticos y unas bellas palabras, Renato se disponía a enterrar a Chimuelo hasta que, sorpresivamente, llegó una perrita “huevona” llamada Cleo para devorarlo y dejarlo “con un poco de baba” y polvo. Sin embargo y “después de algunos inconvenientes”, el niño pudo decir adiós a su Chimuelo y permitir que descanse en paz.

Por acá les dejamos el video viral del funeral de Chimuelo:

En diversas entrevistas con medios chilenos, Renato reveló la causa de muerte de Chimuelo: un ataque al corazón. Pero la realidad es que Chimuelo siempre tuvo problemas desde que era un polluelo. De acuerdo con Renato, cuando conoció al periquito, éste estaba en la parte baja de una jaula, lugar donde era atacado por otras aves. ¿La razón? No podía volar. De este modo, y tras sentir un poco de “pena”, decidió comprar a quien se convertiría en un hermano para él. “Sabía que estaría mejor conmigo”.

Chimuelo fue la mascota de este niño durante un año y medio hasta que un día, antes del famoso funeral, Renato se dio cuenta que sus latidos habían acelerado. “La última noche dije ya, lo voy a llevar adentro para que esté calientito y para que esté tranquilo, y al día siguiente estuvo como decaído y ahí falleció”. Mientras Renato cuenta la historia, se puede escuchar como su voz se debilita, pero se resiste al llanto.

¡Adiós, Chimuelo! La trágica historia del funeral que un niño le organizó a su canario
YouTube

Chimuelo tenía una deformidad genética que no le permitía volar, y de aquí es que surge el nombre con el que lo bautizaron. En la película Cómo entrenar a tu dragón, aparece como personaje principal un dragón Furia Nocturna llamado Chimuelo que después de un accidente, pierde una de las aletas de su cola. Esto le impide volar hasta que Hipo, su dueño, le construye una prótesis. Al periquito nunca le crecieron las alas y le faltaban plumas, así que Renato decidió bautizarlo así en su honor.

Quizá nos parezcan chistosos los inconvenientes y la forma en que Renato y Chimuelo se hicieron famosos, pero la realidad es más que chistosa: es tierna y humana. Este niño chileno muestra el sentido de humanidad que hay en las personas, sobre todo en los niños, cuando se hacen cargo de una mascota y esta pasa a formar parte de una familia.

“Adiós, Chimuelo. Siempre te amamos. Más que mascota, fuiste un hermano”.

Comentarios