20 fotos que muestran que comprar por internet a veces no es buena idea

Internet llegó a nuestras vida para revolucionar la manera en la que hacemos la mayoría de las cosas. Desde el cómo nos informamos de todo lo que acontece a nuestro alrededor hasta la forma en la que podemos conseguir un objeto con sólo hacer un click, internet ha sido una poderosa herramienta que nos ha ahorrado miles de horas de fila bajo el sol y también largos y tediosos trayectos.

Sin embargo y como todo, las compras a través de la web también tienen su lado no tan bueno, pues no siempre son miel sobre hojuelas. Y es que al no tener la oportunidad de “calar” las cosas que queremos comprar a distancia, cuando uno hace pedidos por internet literalmente se avienta como el Borras y sólo le reza a su santo de preferencia para que el objeto que encargó sea idéntico a como se veía en las fotos de muestra.

Lamentablemente hay ocasiones en las que la vida comprueba su odio hacía nuestra persona y de plano lo que nos llega no tiene NADA QUE VER con el objeto del catálogo electrónico. Y si tú, hermano/a, has pasado por ese doloroso valle de lágrimas en donde sentiste cómo tu corazón se rompía al momento de abrir un paquete que te había llegado por correo, no te apures, porque no has sido el único ser humano que ha experimentado ese sufrimiento.

Por eso aquí te traemos 20 pruebas de gente a la que le fue igual o peor que a ti cuando encargó algo por internet, que una de dos: o te hace reír, o te hace llorar… de la risa. Desde mascarillas faciales que parecen parches para la nariz, hasta vestidos que parecen hechos de papel, acá les dejamos las imágenes tomadas después de la tragedia:

¿A quién le ha pasado algo similar a esto?