Normalmente el día de las madres se hacen todo tipo de cosas, desde cantarle una canción hasta aprenderte un bailable de lo más lindo; pero, ¿qué pasa cuando no hay quien vaya a verte bailar? Te traemos el conmovedor caso de Daniel Correa, el papá que se disfrazó de mujer para ir al festival del día de las madres de su hija.

Desde el 2016, Luna, de 5 años, no participaba en los festejos del día de las madres en la escuela, ya que su mamá, Stella Noleto, murió a causa de Lupus. Para este año, la niña hizo una petición muy especial para Daniel, que fuera por un día su mamá y se disfrazara de mujer, con la barba rosa y una peluca rubia, y así lo hizo.

View this post on Instagram

ANTES DE ME JULGAR, vejam todas as FOTOS E O VÍDEO NO FINAL !!! Pessoal, como sabem eu e a Luna perdemos a @stellanoleto … e todo dia das mães é extremamente delicado para ela… e dessa vez ela falou: “Papai.. estamos ensaindo uma música para o dia das mães… mas eu não tenho mamãe… minha mãe foi morar com papai do céu …” Eu, de todas as formas tentei persuadi-la para que a vó ou tias fossem representando a “mãe” dela, porém sem êxito…. ela quem me pediu com os olhos cheios de lágrimas.. para que eu fosse a mamãe dela por um dia… pediu-me barba rosa e peruca loira igual a da mãe original dela … pois bem .. está aí o resultado … e quero deixar a seguinte mensagem … : “ A morte é inevitável, mas não precisamos passar por isso de forma TRISTE… concordam? Luna ! Te amo ! Foi IMPAGÁVEL ver seu sorriso no rosto ao me ver de “mamãe” …

A post shared by D.C (@danielcorrea69) on

Cada día de las madres es extremadamente delicado para ella. Pero esta vez me dijo: ‘Papá, estamos ensayando una canción para el día de las madres, pero yo no tengo mamá, la mía se fue a vivir con Santa Claus. Fue entonces cuando ella me pidió que yo fuera su mamá por un día“, contó Daniel  en su cuenta de Instagram.

Con la ayuda de su hermana, Daniel se puso un vestido y tacones de su esposa, e incluso se pintó los labios para hacerlo más creíble; sin olvidar, por supuesto, la peluca y el color de barba solicitadas por la niña. El padre intentó convencer a la pequeña Luna para que llevara a su abuelita o a la tía al festival, pero ella le pidió que fuera con los ojitos llenos de lágrimas. “Cuando la vi llorar no lo pensé dos veces, yo amo a mi hija”, dijo el orgulloso padre.

Así que sin más, llegó a la escuela con toda la ilusión de que Luna pasara un maravilloso día, y así fue. Pintaron y adornaron una letra en honor a su madre, y claro, la niña cantó la canción que tanto estuvo ensayando.

No cabe duda que el amor de los padres a sus hijos es enorme, y harían cualquier cosa por ellos. ¡Más papás así, por favor!