“La desnudez es parte de la vida”, o al menos de los animales, ya que nosotros los humanos por varios motivos, la mayoría inventados (vergüenza, pudor, etc.) nos enfundamos en capaz y capaz de tela.

Sin embargo, para los demás animales, el andar por la vida enseñando el occipucio es algo muy natural. Pero una nueva especia de geko, ha causado que hasta el más impúdico de los animales, se sonroje…

Erizo

Proveniente de una de las islas menos accesibles de Madagascar, el Geckolepis megalepis, es un tipo de geko que se caracteriza por sus enormes escamas, las cuales son completamente desproporcionadas al tamaño del pequeño lagarto.

Geckolepis megalepis

Estas son más gruesas y resistentes que las de los otros tipos de gecko. Sin embargo, a diferencia de otros reptiles, el megalepis es capaz de desprenderlas en su totalidad:

Geckolepis Megalepis

Unidas por miofibroblastos, este animal puede contraer estas células especializadas para desprenderse completamente de su armadura. Debido a que las escamas prácticamente son la piel del animal, estos quedan completamente expuestos, teniendo que buscar un refugio húmedo en lo que esperan a que su armadura se regenere en unas semanas.

Además de que viven en una zona inhóspita, gracias a su curiosa capacidad, los científicos no habían dado con que esta criatura fuera un geko, logrando comprobar su filia mediante una tomografía computarizada de su cráneo.

En fin, por alguna razón creemos que cuando los animales andan de parranda, no han de querer invitar a este geko, ya que de un momento a otro el muy impúdico se aloca y anda enseñando todas sus miserias.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook