Posiblemente algunos de ustedes no lo saben, pero hoy se cumplen 46 años desde que se escuchó por primera vez la popular frase: “Houston, tenemos un problema”. Pero si analizamos un poco la situación, al parecer el astronauta Jack Swigert, quien en ese momento se encontraba a bordo del Apolo 13, no fue muy claro con sus palabras, porque más que un problema, ¡era UN PROBLEMON!

Lo que haremos a continuación, será mencionar brevemente todo lo que ocurrió ese 13 de abril de 1970; de este modo, ustedes mismos podrán saber todo lo que ocurrió en ese día histórico.

Comenzaremos diciendo que Apolo 13 fue la séptima misión tripulada por el Programa Apolo, de los Estados Unidos y la tercera con el objetivo de realizar un alunizaje. Cabe agregar que debido a un sistema de rotaciones, la tripulación de esta nave era también la tripulación suplente del Apolo 10.

Entre la tripulación, viajaban John L. “Jack” Swiger (Piloto del módulo de mando), James A. Lovell, Jr. (Comandante) y  Fred W. Haise (Piloto del módulo lunar).

ap132

La cosa era simple, el objetivo del Apolo 13 era explorar una zona volcánica de Fra Mauro, llamada así por el Cráter Fra Mauro en la Luna, el cual posee 80km de diámetro. Pero desde el mero lanzamiento de la nave, comenzaron a presentarse problemas, ya que el motor central de la segunda fase de esta se apagó dos minutos antes de lo previsto y gracias a eso, se tuvo que mantener a los otros motores en funcionamiento durante un tiempo.

ap133

Después tenemos lo que ocurrió cuando la nave ya se encontraba rumbo a la Luna, a casi 322km de la Tierra, la tripulación escuchó una explosión y también notaron algunas irregularidades en la energía eléctrica. En un principio pensaron que una meteorito se había estrellado con la nave, pero después se dieron cuenta de que uno de los tanques de oxígeno ubicados en el módulo de servicio, había explotado.

 

Este incidente hizo que las comunicaciones en la nave se perdieran por 1.8 segundos, pero todo se corrigió rápidamente. Lo peor ocurrió en el momento en que algunas válvulas de oxígeno se cerraron, y fue más o menos en este momento cuando Swigert dijo la frase que hasta ahora, escuchamos tanto en la TV, como en muchas otras partes: “Ok, Houston, we’ve had a problem here”.

Por otro lado, una válvula que se encontraba más cerca del tanque que explotó, presentaba una fuga y todo su contenido se estuvo escapando hacia el espacio exterior durante los próximos 130 minutos. Esto causó que se vaciara por completo el suministro de oxígeno en el módulo de servicio.

Además, debido a que las celdas de combustible generaban electricidad y agua a base de la combinación de hidrógeno y oxígeno, la fuga hizo que una de estas celdas se desactivara. Fue ese el momento en que los módulos de mando y servicio del Apolo, sólo contaba con la limitada energía de las baterías; por lo que no sólo se canceló el alunizaje, sino que forzó a la tripulación a apagar el módulo de mando y a usar el módulo lunar como su “bote salvavidas”.

De no haber sido porque el módulo lunar aún estaba disponible, ese incidente habría sido fatal.

El plan ahora era el de regresar sanos y salvos a la Tierra, usando el motor del módulo de servicio, pero no sería tan sencillo. Como la nave ya había entrado en la esfera gravitacional de la Luna, se necesitaría una cantidad considerable de potencia para salir. Al mismo tiempo la tripulación no sabía si la explosión del tanque de oxígeno había provocado daños al motor, así que fue una breve situación de suspenso.

ap134Gene Kranz, el director de vuelo del Apolo, ordenó una trayectoria de regreso libre, mediante la circunvalación de la Luna para usar su fuerza de gravedad y así, dar impulso a la nave para su regreso a la Tierra. Pero lamentablemente, eso ya no era posible, porque el Apolo 13 ya había dejado su trayectoria de regreso libre.

Debido al esfuerzo del equipo en la Tierra y a la tripulación de la nave, quienes trabajaron pacientemente para reducir el nivel de energía del Apolo y utilizarlo únicamente para impulsarse fuera de la esfera gravitacional de la Luna, fue que todo salió bien después de tanta catástrofe.

Finalmente, el 17 de abril, la tripulación del Apolo entró a la atmósfera terrestre dentro del Módulo “Odissey”. Aunque por un momento no hubo comunicaciones, tuvo un amerizaje seguro en el Pacífico Sur, al sureste de la Samoa Americana, a 6.5km del barco de recuperación. La tripulación estaba en buenas condiciones.

ap13

Después de organizar una junta para revisar la causa del accidente, es como toda esta travesía espacial pasa a la historia, para ser recordada hasta la fecha.

Lo que vivieron estos muchachos aquél 13 de abril fue sin duda una experiencia que marcó sus vidas de una manera especial. Pensamos que la historia les parecería interesante y es por eso que decidimos compartirla. Esperemos que les haya gustado.