Hay un dicho muy popular que dice “Si no puedes con el enemigo, únetele”, y probablemente Jayne Tapper no lo conoce, pero sin duda lo llevó a cabo cuando decidió construir un bar en su jardín con la finalidad de que su esposo dejara de escaparse por las noches para ver a sus amigos y en cambio, pasara más tiempo en casa con ella.

Tapper, quien vive en el poblado de Devon, en Inglaterra, trabaja como enfermera. Es por esa razón que no puede ver a su esposo Paul tanto como le gustaría, más que por las noches. El problema es que Paul tiende a escaparse con sus amigotes al bar justo cuando el sol se oculta, por lo que Jayne tuvo que recurrir a medidas extremas con tal de poder disfrutar de la vida nocturna junto a su marido.

Foto: Mirror UK

Y es que esta mujer de 48 años de edad construyó un bar llamado “The Doghouse Inn” (“La casa del perro”), una especie de búnker que se ubica en la parte trasera de su casa y que le salió en casi medio millón de dólares, los cuales se le fueron entre la construcción del pub y la adquisición de muebles, la compra de cerveza, además de otras cosas que ahora su esposo e hijos (que ya están arriba de los 29 años) disfrutan con sus amigos.

Foto: Mirror UK

“A mi esposo Paul, un ingeniero, siempre le ha encantado ir al bar local,  y a veces parecía que nunca podría tenerlo a él en casa”, dijo Jayne al sitio Mirror UK, a quien detalló que ahora siente que ha ahorrado dinero y tiempo manteniendo a su familia en el bar familiar, en donde seguido se arman pachangones con cerveza y amigos cercanos (y otros no tanto).

Foto: Mirror UK

El lugar tiene desde su mini bar hasta un sillón como los que tienes que reservar comprando botellas en los antros (Acapulco weeee), todo lo necesario para tener a los invitados cómodos, que se quedan maravillados con los adornos que Jayne encuentra en línea o en locales que han cerrado. “Siempre encuentro cosas para el pequeño pub, y no solo se ha convertido en una cueva de hombres como tal para Paul: también me encanta usarlo y felizmente pasaría la mayoría de las noches allí”, dijo la mujer.

Foto: Mirror UK

Foto: Mirror UK

La neta no sé si uno estaría dispuesto a gastar tanto con tal de tener al marido en casa, aunque nos da gusto que tanto Jayne y Paul Tapper disfruten de este bar. Menos mal que al hombre le gustaba ir a los pubs y no a los centros de desnudistas, porque no sabríamos cómo hubiera acabado esta historia.

Foto: Mirror UK