Internet es un mundo que parece evolucionar a velocidades increíbles pero aún con eso, en muchas ocasiones la gente no puede evitar regresar a las cosas más básicas y elementales que aprendieron en este universo hace unos años. Sí, en esos tiempos en los que conectarte a la web implicaba escuchar sonidos raros y tu mamá no podía usar el teléfono para hablarle a su comadre.

Pero vamos por partes. Quizá muchos sean muy jóvenes para saberlo pero en los inicios de internet, muchos usaban el correo electrónico para mandar las famosas “cadenas”, las cuales la mayoría de las veces te contaban historias aterradoras de espíritus que andaban penando por el mundo, y que te harían lo mismo que les pasó si no reenviabas la cadena a otras personas. Porque claro, suena muy lógico que un fantasma te persiga por no enviar un mail a 7 personas, ¿no?

Total que ahí nos tenían a todos enviando mails a diestra y siniestra para que no nos pasara nada. Y fue justo de esa manera como nacieron famosas leyendas urbanas como Teresa Fidalgo, que unos dicen se aparece en la carretera y provoca choques automovilisticos o bien, te jala “las patas” en la noche. Pero si hay una leyenda que ha resurgido en pleno 2019, esa es la de Carmen Winstead, la niña que fue empujada por sus compañeros de escuela hacia una coladera. WTF?! 

Seguramente en los últimos días te has sentido como el meme de Homero en el bar y has visto que algunos de tus contactos (ya sea en Facebook o Twitter) han compartido la historia de Carmen Winstead con el título “Ellos la empujaron”. Si no ha sido tu caso, no te preocupes, acá te lo explicamos brevemente.

Primero que nada debes saber que la historia Carmen Winstead fue popular por 2006 (o sea, ya llovió) y hablaba de una estudiante de Estados Unidos que cierto día, durante un simulacro de incendio, fue empujada dentro de una alcantarilla abierta por un grupo compañeras a las que no les caía bien, supuestamente por ser una de las alumnas más destacadas de su clase. Nadie se dio cuenta de la ausencia de la niña Winstead hasta que el director comenzó a pasar lista y la pequeña no respondió. Fue entonces cuando el personal de la escuela comenzó a buscarla y la hallaron muerta, con el cuello roto y la piel de la cara levantada.

Evidentemente ninguna de las niñas que empujaron a Carmen admitieron su participación en el crimen, por lo que se calificó como un “accidente”, sin embargo, al poco tiempo de la muerte de la joven los compañeros de clase de Carmen Winstead comenzaron a recibir correos electrónicos con el asunto “Me empujaron”, los cuales contenían una fotografía del rostro sin piel de la pequeña. Misteriosamente después de eso las chicas que participaron en la muerte de la joven fueron muriendo una por una y sus cuerpos siempre era encontrados en el drenaje.

La cadena de mensajes que se enviaban por ese entonces, te decían que si no reenviabas la cadena a todos tus contactos, te pasaría algo similar. Obviamente uno no quería aparecer en una coladera, entonces ahí te tenían enviando mails a todos los que conocieras en internet. Por otro lado, nadie sabe cómo ni por qué, pero la historia de Carmen Winstead llegó a las redes sociales para hacer que los usuarios de Facebook  y Twitter compartan su historia… por si las moscas.

Y sí, muchos están posteando la historia de “Me empujaron” para que la pequeña Carmen Winstead se de cuenta de que le creen y no les haga nada. Pero al mismo tiempo, hay otros que están aplicando un “YOLO” y están aprovechando el tren del mame de esta niña para hacer unos memes de la situación.

Sin duda una historia detrás del meme muy “interesante pero muy estraña” como diría mi estimada Paty Chapoy, pero que sin duda teníamos que aclarar para que muchos volvieran a dormir tranquilamente. Ahora sí, ahí les van los memazos que nos encontramos por ahí: