Pa’ que Jaime Maussan no diga que “nadie hace naaaaaada”… un especialista de la UNAM aprovechó la hora del mal del puerco para aclarar que el objeto visto en el Popocatépetl el pasado 27 de enero no era un OVNI. Se trató de un simple avión.

Buhhhhhhhhhhhhh…

De acuerdo con el doctor en Ciencias Geológicas e Investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, Robin Campion, el supuesto OVNI avistado cuando el Popo estaba en plena explosión no fue otra cosa que un avión. ¿Neta? Sí, “en su fase de aproximación y aterrizaje al aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México”.

Entrevistado por Gaceta UNAM, el doctor Campion señaló que, la mayoría de las veces, las cámaras web son engañosas: las cosas que logran captar no se ven de la misma forma en el mundo real… y sobre todo tratándose de las cámaras instaladas para el monitoreo del Popocatépetl, las cuales cuentan con una mejor sensibilidad.

 

“Es un avión definitivamente”, señaló el especialista de la UNAM, quien explicó que el supuesto OVNI pudo ser captado por dos cámaras que monitorean la actividad del Popocatépetl, lo cual permitió determinar la altura y velocidad de su vuelo. Todo compatible con un simple avión de línea.

Luego de difundirse en redes sociales un video de Webcams de México en el que, tras una aparatosa explosión del Popo, se ve pasar un objeto (ahora ya identificado), no faltaron los que aseguraron que se trataba de un OVNI.

Pero bien, si los seguidores de Maussan no están satisfechos con la explicación del especialista de la UNAM, éste los invita a que se vayan a dar una vuelta por el volcán, pa’ que vean la de cosas que van a ver. Ninguna de ellas proveniente de otro mundo.

“Invito a quienes ven ovnis, que acampen para ver toda la noche y vean que muchos objetos que parecen ovnis, son realmente identificables: aviones, estrellas fugaces, meteoritos, insectos, cosas naturales”.

Ya puedes contratar un seguro contra una abducción extraterrestre

Freepick

En temas más serios, el doctor Campion pronostica que el Popocatépetl seguirá dando los sustos que ha dado en los últimos 25 años. “Es decir, episodios de crecimiento de domo, que duran un día de actividad intensa, y luego explosiones vulcanianas, que son muy impulsivas y que gradualmente destruyen el domo”.

El especialista de la UNAM aclara que lo anterior es con base en la actividad que ha reportado el Popo en los últimos años, sin embargo, no desestima que hay volcanes que cambian de un régimen estable a uno más violento.

En fin, por ahora se estima que la norma del Popo será permanecer en alerta amarilla fase dos.