Es muy claro que si existe hay un animal que es amoroso, leal y obediente sin importar qué, ese es el perro. El también conocido como “El mejor amigo del hombre” -cuyo título le queda corto, para ser honestos- son de los seres vivos más maravillosos que existen, y sólo quien tenga la fortuna de tener un suave amigo de cuatro patas a su lado, sabe de lo que estamos hablando. 

Aunque estamos seguros de que muchos de nuestros lectores y personas del mundo quieren, consienten y procuran a sus perritos, también sabemos que no todos los caninos corren con la misma suerte y en el camino se encuentran con personas que parecen ser la reencarnación del mismísimo demonio. Eso o con gente que por alguna razón no logra dimensionar el daño que le causan a estos animales, que sólo quieren vernos bien y recibirnos a lengüetazos cuando llegamos a casa.

El ejemplo más claro de esto que les comentamos es un joven británico que está siendo buscado por las autoridades por haber lanzado a un perrito desde un acantilado, esto en  la costa sur de Cornualles, en la desembocadura del río Fal, en Inglaterra.

De acuerdo a información de medios locales, el jovencito fue grabado por otro sujeto mientras le realizaba la maldad al pobre perrito, que se ve cómo desesperadamente intentaba safarse de la situación pero no lo consigue, siendo arrojado al mar desde el acantilado. En el clip también se puede ver al pobre canino nadando hacia la costa, y aunque la policía confirmó que el animalito logró llegar sano y salvo, ahora buscan a los responsables por el delito de maltrato animal. 

Les dejamos el video pero les advertimos que es un poco fuerte, así que les recomendamos discreción: 

El caso ha causado tanta indignación entre los habitantes de Reino Unido que incluso algunas celebridades como Ricky Gervais (conocido por participar en la versión británica de la serie The Office) ha llamado a sus seguidores a denunciar a los sujetos que cometieron este crimen, pues el perrito no se merecía lo que le hicieron y los tipos deben pagar por su error, que afortunadamente para el canino no pasó a mayores.