Todo el mundo tiene una que otra historia en donde un golpe de suerte los ayudó a evadir ciertas situaciones de gran peligro; ya saben, de esas que los dejan riendo con nerviosismo y con la necesidad de un cambio de pantalones. Y aunque estamos seguros de que muchos de ustedes podrían contarnos algo muy interesante, difícilmente podría compararse con lo que vivió una francotiradora kurda hace poco.

Un video grabado en Al Raqqa, una ciudad de Siria, captó el momento exacto en que una soldado casi recibe una bala en la cabeza. Al encontrarse en una zona de tiro, la mujer se había convertido en el blanco perfecto de un militante de ISIS que no perdió el tiempo y ejecutó un disparo casi perfecto. Decimos casi, porque estuvo a unos centímetros de alcanzar su blanco.

¿Tienen curiosidad de ver cómo sucedió todo? Entonces les dejaremos el clip que subió el periodista Hemze Hamza a sus redes sociales.

Este es el rostro de una mujer que realmente sabe cómo reírse del peligro.

Ver algo así nos deja con mucho qué pensar. Realmente existen seres humanos que no sienten temor ante la idea de morir, haciendo que experiencias como esta parezcan parte de la rutina diaria. La guerra es algo aterrador, ¿no les parece?