Cuando uno comienza a leer que en una parte de Rusia hay estado de emergencia por osos polares, normalmente se toma las cosas con humor y hace chistes de todo tipo. Luego se asoma a ver las imágenes y es inevitable preguntarse: “¿Qué haría yo si de repente hubiera un ejército de bestias gigantescas corriendo y esparciendo el pánico por las calles?”

¡Osos… osos polares everywhere!

Imaginen el apocalipsis zombie, pero con un montón de animales poderosos en vez de muertos blandengues. Los mamíferos, que han invadido varias zonas de Nueva Zembla, un archipiélago localizado en el ártico ruso, fueron por ahí destruyendo todo a su paso, asustando a la gente y devorando todos los alimentos que encontraron.

Algunas personas han comenzado a subir videos de esta calamidad y son asombrosos. Parecen salidos de una de esas películas de desastres naturales o algo de ese estilo:

Nueva Zembla cuenta con aproximadamente tres mil habitantes, y todos tuvieron que buscar refugio en sus casas y otros establecimientos para no correr riesgos de tener que enfrentarse a un oso. Por si eso fuera poco, la idea de pelear para defenderse ni siquiera estaba dentro de sus posibilidades, ya que estos animales son una especie en peligro de extinción y, bueno… que situación tan difícil, ¿no?

¿Por qué sucede esto?

Como podrán imaginar, esta repentina invasión se debe a que los cambios climáticos están afectando el hábitat de estas criaturas. Al no encontrar alimento en su hogar, los pobres ositos simplemente tienen que migrar a otras partes. Luego se dan cuenta de que los humanos guardan todo tipo de comida rica en lugares accesibles y ya no hay más que explicar.

Hasta la fecha, el principal asentamiento del archipiélago, Belushya Guba, ha reportado un total de 52 osos en sus proximidades, con entre seis y 10 deambulando constantemente en su territorio. De acuerdo con la información de Vigansha Musin, jefa de la administración local, se encontraron más de cinco de estos mamíferos en el territorio de la guarnición militar local, especialmente donde se establecieron las fuerzas aéreas y de defensa.

Vaya, vaya… así que saben dónde atacar primero.

En fin, este es tan sólo un ejemplo de por qué se deben tomar medidas para lidiar con los problemas del medio ambiente. Hoy, los osos polares invaden Rusia por falta de alimento, pero mañana podrían ser cosas peores y no podríamos abordarlas con sentido del humor.