Todos conocimos el meme del “niño exitoso”, el pequeño que tenía su puño cerrado y una mirada decidida que todos utilizábamos para ilustrar las pequeñas victorias de todos los días. Pues su verdadero nombre obviamente no es ese, en realidad se llama Sam Griner, y a los 11 meses ya era toda una celebridad en esto del internet.

Pero no todo en los memes es diversión y risa. Años más tarde el padre de Sam, Jason Griner, fue afectado por una enfermedad crónica en los riñones, por lo que necesitaba un transplante, pero no tenían el dinero suficiente como para pagar los medicamentos y mucho menos la operación. Así que sin pensarlo, decidieron utilizar la popularidad del niño para intentar conseguir fondos y de esa manera poder salvarle la vida a Jason.

En redes sociales hicieron una mega campaña, para poder juntar el dinero suficiente. La mamá de Sam, Laney Griner, subió muchos tuits a su cuenta, entre ellos este.

“Si todos los que han creado un meme con niño exitoso donan un dólar, podemos salvar la vida de su padre”, escribió la mamá del pequeño Sam en su cuenta de Twitter y en el sitio GoFundMe, donde hicieron la campaña. Después de un tiempo en el que esperaron a que se juntara la cantidad, la idea fue un éxito; Justin recibió su trasplante y es hasta el día de hoy que podemos decir que fue todo un éxito. Sam podrá tener a su padre por mucho más tiempo con él.

 

View this post on Instagram

 

#successkidney

A post shared by Laney Griner (@laneymg) on

En la actualidad, el niño tiene 11 años y recrea con orgullo la pose que lo hizo popular cuando era un bebé. Sus padres aseguran que sigue haciendo las expresiones más graciosas del mundo. No cabe duda de que los memes nos hacen el día pero también salvan vidas, ¡aplausos!