Foto: Especial

30 mujeres emblemáticas en el rock latino que no mencionaron en ‘Rompan Todo’

Sin duda, el papel de las mujeres en el rock latino en muchas ocasiones ha quedado de lado, y hoy queremos recordar a 30 rockeras esenciales.

Desde tiempos inmemorables, el rock ha servido como plataforma para que los jóvenes y no tanto, expresen libremente lo que sienten y piensan. Sin embargo, y aunque en los últimos años exista cierta equidad dentro de la industria musical, no podemos ignorar el hecho de que este género históricamente ha sido dominado por los hombres, dejando a las mujeres y sus aportaciones en muchas ocasiones fuera de la jugada. 

En Latinoamérica esto no es la excepción, pues las figuras femeninas que han tomado una guitarra para darse a conocer ha quedado prácticamente en el olvido, contados son los casos en los que se reconoce la importancia que tienen para el género. Desde la década de los 50/60 que este ritmo contagioso llegó a nuestras vidas hasta la actualidad, miles de chicas han intentado armar sus propias bandas o se han lanzado como solistas con resultados diversos.

30 mujeres emblemáticas en el rock latino que no mencionaron en 'Rompan Todo'

Janis Joplin tocando en 1969/ Foto: Getty

Las mujeres en el rock latino

Recientemente, Netflix estrenó en su plataforma el documental Rompan Todo: La historia del rock en América Latina. A partir de su lanzamiento obtuvo comentarios diversos, hubo a quien le encantó y otros que se quejaron porque inevitablemente faltaron artistas que marcaron el curso del género en nuestro continente. Y sí, estamos de acuerdo en que seis episodios no eran suficiente como para cubrir un tema tan rico.

Sin embargo, y aunque mencionaron a varias mujeres que estuvieron directamente involucradas en el desarrollo , desde sus inicios hasta esta época en Sopitas.com creímos que el espacio que le dieron dentro de esta producción a ellas no fue suficiente. Es por eso que acá armamos una lista con la que queremos recordar a más de 30 mujeres sin las cuales no podríamos entender el rock en Latinoamérica. 

Y no, este no pretende ser un listado definitivo y tampoco tiene un orden en especifico, el chiste es darle el crédito que se merecen a todas esa voces femeninas.

30 mujeres emblemáticas en el rock latino que no mencionaron en 'Rompan Todo'

Foto: SopitasFM

También puedes leer: QUIZ: DEMUESTRA CUÁNTO SABES DE ‘ROMPAN TODO’ Y EL ROCK EN LATINOAMÉRICA

Década de los 60

Angélica María (México)

Si tenemos que hablar de mujeres que pusieron las bases del rock and roll en México, no podemos olvidarnos de Angélica María. Inicio su carrera cuando trabajaba en la comedia musical Las fascinadoras, pero no fue hasta que conoció a Armando Manzanero que las cosas comenzaron a cambiar para ella, pues el maestro adaptó una versión al español de la canción “Edi Edi” que se convirtió en su primer gran éxito.

Para 1962 lanzó su primer disco, que incluía rolas como “Johnny, el enojón”, “Toco a tu puerta”, “Bésame” y “Dile adiós”. A partir de ese momento, se convirtió en una de las artistas juveniles mas importantes del momento junto a Enrique Guzmán, Alberto Vázquez y César Costa. Con el paso de los años siguió cosechando éxitos y estrenando álbumes a la par de su carrera como actriz, y aunque más tarde se le consideró como baladista, fue una de las primeras

 

Julissa (México)

Julissa fue una de las figuras femeninas que sí aparecieron en Rompan Todo; sin embargo, y para ser muy honestos, se quedaron un poquito cortos al hablar sobre ella. Comenzó su carrera a los 13 años con el grupo The Spitfires, siendo la única mujer de la era del rock en México en ser cantante junto a su hermano Luis de Llano, con quien ganó el segundo lugar en una competencia de la radio que los catapultó a la fama.

Como resultado de esto, firmó un contrato para grabar álbumes de rock desde 1961 hasta 1964, que fueron muy exitosos y aceptados por el público y que tenían muchas canciones traducidas al español. Entre sus hits destacan “Mi Rebeldito” (Oh Watussi), “Memo” (Billy) “La favorita del profesor”, “Nostalgia” (I’m sorry), “Frontera”. Años más tarde se convirtió en una productora de teatro muy respetada en México, trayendo al país producciones exitosas de Broadway como Jesucristo Superestrella, Vaselina, José el soñador, Reineta y más

Mayita Campos (Chile/México)

Lejos de los reflectores pero con un montón de talento, hubo mujeres que también son fundamentales para entender el rock de este continente. Una de ellas es Mayita Campos, quien nació en Chile pero a a mediados de los 60 se asentó en México, y aunque ya tenía experiencia previa en su país natal donde grabó dos discos, llegó al entonces Distrito Federal para trabajar en la televisión con Manuel ‘El Loco’ Valdez.

Junto a su hermano, Kiko Campos, grabó un EP con covers de Bob Dylan y de Joan Báez en 1969. Por esa misma época también formó Sonido 5, un grupo vocal; sin embargo, a ella le interesaba el rock, es por eso que pasó a formar parte de Soul Force, la banda de Javier Bátiz, aunque fue rodando en otras agrupaciones como Los Shakes o Los Esclavos y años más tarde tocaría con Los Yaki en Avándaro, siendo junto a Baby Bátiz la única presencia femenina del festival.

Cuando llegó la prohibición de conciertos de rock en México a finales de 1971, Mayita Campos formó Lucifer y así como muchos, se presentó en los hoyos funkys y en circuitos universitarios. Con esta banda grabó un disco tres años después, pero lamentablemente no tuvo el éxito que esperaban, aunque adelante junto a la misma Baby Bátiz y Norma Valdez formó Las Loquettes, grabando un popurrí de covers de música tradicional mexicana en inglés.

Después de todo esto se metió a estudiar música y desapareció de la escena durante 10 años. Pero en 1993 colaboró con Javier Bátiz haciendo coros en el disco Si tú te acuerdas de mi y con su esposo Luis Enrique Sánchez, pasó a ser parte de Ginebra Blues Band, y con ésta produjo el disco Un mundo sin hambre de 1998. A la par de su trabajo, organiza el Encuentro de mujeres, así como festivales de jazz, blues y rock en el país.

Baby Bátiz (México)

Javier Bátiz no fue el único con talento en la familia, pues María Esther Medina Núñez –mejor conocida como Baby Bátiz– también fue importante para el desarrollo del rock en nuestro país. Inició participando en casi todos los discos de su hermano cantando y haciendo coros, en 1967 lanzó un sencillo junto a Mario Sanabria con el grupo Mari o Mary y un año después grabó con Los Winners el álbum Estas listo. 

Ya en los años setenta, participa junto a Tequila en el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro y graba con el grupo Mr. Loco un proyecto llamado Las Loquettes, con su comadre Norma Valdez y Mayita Campos (tres de las mujeres más importantes del rock en México). Continuó tocando con otras bandas como La Raza, pero fue requerida durante varias décadas por las compañías discográficas para hacerle coros a sus artistas más importantes.  

Baby Bátiz continuó en la música, uno de sus últimos álbumes fue un disco en vivo que dio en el Monumento a la Revolución grabado en 2003 y en 2020 grabó un cover de “Stand By Me” de Ben E. King junto a Kenny y Los Eléctricos –de la que hablaremos más adelante–. Esta mujer es quizá la representante mas fiel del rock y blues mexicano, con una voz potente y llena de calidad, y dicen por ahí que tiene un récord de tocadas.

Denise Corales – (Chile)

Por supuesto que México no fue el único país de Latinoamérica que tuvo a mujeres haciendo rock. En Chile, muchas chicas comenzaron a participar activamente y entre ellas tenemos a Denise Corales, que en 1969 formó junto a su esposo Carlos formó la banda Aguaturbia, pioneros de la psicodelia de nuestro continente y que hicieron que los conversadores pegaran el grito en el cielo, aunque ella comenzó cantando como solista algunas rolas de pop y a go-go. 

En 1970 lanzan su primer álbum homónimo, que escandalizo a todo el país por dos cosas en particular: la portada mostraba a los cuatro miembros desnudos, sentados en círculo y una expresión neutra en sus caras; algo similar a lo que hicieron John Lennon y Yoko Ono en Two Virgins. Además, incluyeron una rola llamada “Erótica”, una improvisación acompañada de gemidos de masturbación provocados por Denise. 

Esta fue una excelente estrategia de marketing para atraer la atención de la gente,  y unos meses después llegó su sucesor: Aguaturbia II, que generó un nuevo revuelo, quizás más grave que el anterior. Esta vez, por una fotografía en la que aparecía Denise Corales crucificada, es por eso que la banda fue censurada y en 1970 deciden mudarse a Estados Unidos, donde probaron suerte como Sun, aunque no les fue como esperaban.

Volvieron a Chile tres años más tarde para presentarse en el Festival de Viña del Mar y despedirse. Denise siguió junto a Carlos en distintos proyectos, pero en 1993 la banda se reunió y desde ahí hasta 2013 con la muerte del baterista Willy Cavada dieron algunos conciertos con los miembros originales. Sin embargo, y contra todo pronóstico en 2017, Aguaturbia publicó su tercer disco con música original, Fe, amor y libertad. 

Mención honorífica

María Eugenia Rubio (México)

Leda Moreno (México) 

Queta Garay (México)

Nina Galindo (México)

Las hermanas Norma y Rubi Valdez (México)

Década de 1970

Celeste Carballo – (Argentina)

No podríamos entender el rock en Latinoamérica sin todos los artistas talentosos que surgieron de Argentina, y por supuesto que hay un montón de mujeres que formaron parte de este movimiento en sus inicios. Celeste Carballo es considerada una de las grandes voces del género en aquel país, con tan solo 19 años formó su primera banda, Alter Ego, junto a sus amigos Oscar MangionePedro Aznar, aunque se separaron en 1977.

Pero esto no detuvo a Celeste, quien comenzó a presentarse como solista en la ciudad de Villa Gissell, el lugar de la movida hippie de los 60. Fue hasta 1982 y tras varios años en el underground que por fin logra grabar su primer disco, Me Vuelvo Cada Día Más Loca, donde reúne algunas de las canciones más exitosas de su carrera como la rola homónima “Querido Coronel Pringles”, “Una Canción Diferente”, “Desconfío” y “El Último Blues”. 

Para 1985 cambia la guitarra electroacústica por la eléctrica, y ve la luz su tercer álbum, Celeste y La Generación, un disco que contó con la producción de Charly García y donde Celeste Carballo toma distancia de su figura como artista de consumo masivo y vive su etapa de extremo rock y punk. Durante todo este tipo, tuvo chance de compartir escenario con artistas del tamaño de Bob Dylan y Carlos Santana.

En 1992 publicó el que sería uno de los mejores discos de toda su carrera, Chocolate inglés, donde mezcla el rock, el blues, el jazz y hasta el pop, siendo considerado como uno de los mejores álbumes de aquel año. Para 1993 fue la invitada especial del mismísimo Peter Gabriel, cantando junto al legendario músico británico, y desde entonces se ha mantenido activo tocando y lanzando álbumes, el último fue ¡¡Se vuelve cada día más loca… por amor al blues!! de 2016.

Maru Enríquez  (México)

Maru Enríquez es otra de las rockeras que surgieron de México. Inició su carrera al lado de importantes músicos y compositores que se daban cita en La Peña del Nahual, entre los que se encontraban Jaime López, Emilia Almazán, Marcial Alejandro y Arturo Cipriano, entre otros. En 1975 fundó el grupo La Nopalera con el que grabó tres discos, y también colaboró con la cantante peruana Tania Libertad haciendo coros para el show Tania con toda libertad.

A lo largo de su carrera, se ha presentado en importantes foros de la Ciudad de México, entre los que destacan el Auditorio Nacional y El Café de Nadie, en donde montó el espectáculo Cantauto profano Villaurrutiana al lado del actor Sergio Zurita. Su discografía como solista incluye los álbumes El querer, ¡Ah, que la canción!, Gran quinqué y Ymivozquemadura, este último es una de sus obras más importantes de toda su carrera. 

 

María Rosa Yorio (Argentina)

Por acá seguiremos viendo a más artistas de Argentina, como María Rosa Yorio. Arrancó su carrera en 1969 siendo corista de la legendaria banda Sui Generis, aunque se hizo famosa por consagrase como voz femenina de PorSuiGieco, pero también formó el grupo Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre y siguió desde fines de la década de 1970, una destacada carrera en solitario en la que grabó seis álbumes entre 1980 y 1987. 

Iniciando los 80 lanzó su disco debut, Con los ojos cerrados, que tiene un sonido íntimo fruto de su experiencia como madre y cantante. En una época en la cual eran inexistentes las solistas en el rock. Dos años más tarde y con la ayuda de Miguel Mateos estrenó Mandando todo a Singapur, un material discográfico que contiene algunos de sus más grandes éxitos, como ¿Quién sedujo a quién, Buenos Aires?” o “Fanny está sola”. 

Tras dos décadas en la música, María Rosa Yorio decidió colgar la guitarra para dedicarse a la investigación de tendencias y disciplinas vocales, convirtiéndose en una de las maestras más importantes de su profesión. Aún así, continua dando conciertos esporádicamente, lanzando discos –el último fue Asesina serial de 2002y es considerada como una de las artistas que entregó algunas de las canciones más bellas del rock argentino.

Emilia Almazán (México)

El rock y el blues nos han presentado a artistas importantes en nuestro país, y tal es el caso de Emilia Almazán. Esta mujer inició su trayectoria Colectivo de la Nueva Canción en los años 70, movimiento musical basado en el folk, la nueva trova y la emergencia de la canción tradicional latinoamericana en México que nos dio a grandes artistas como la misma Maru Enríquez, Cecilia Toussaint –de la que hablaremos adelante– y más.

Durante esos años formó con Jaime López, Roberto González y Guadalupe Sánchez el grupo Un viejo amor, del cual se derivó el disco Sesiones con Emilia, publicado en 1980. Aunque la carrera de esta banda fue efímera, pues solamente duraron juntos un par de años, en dicha producción los tres músicos compusieron temas e interpretaron instrumentos​ y resultaría un disco influyente en la escena independiente, como del posterior movimiento rupestre.

Rouge/ Viuda e Hijas de Roque Enroll (Argentina)

Las chicas tenían ganas de hacer rock en Argentina, y eso quedó claro cuando en 1978, María Gabriela Epumer, Mary Sanchez, Susy Navarro, Ana Croty, Andrea Álvarez y Claudia Sinesi formaron Rouge, la primera banda del país integrada únicamente por mujeres. Sus repertorio se basaba en covers de canciones en inglés, pero ante la prohibición a la música cantada en ese idioma por parte de la Dictadura Militar durante la Guerra de Malvinas, la banda tuvo que separarse definitivamente.

Sin embargo, dejaron un precedente dentro de la música nacional y sirviendo como la base para un nuevo grupo que rompería esquemas. Sinesi y Epumer querían seguir componiendo, es por eso que junto a Claudia Ruffinatti y Mavi Díaz en 1983 forman Viuda e Hijas de Roque Enroll –quienes también aparecen en Rompan Todo pero solo unos cuantos segundos–, dándose a conocer con rolas como “Potpourri (olla podrida)”, “Te encargo mi modernidad”, “Estoy tocando fondo” y “Bikini a lunares amarillo”.

Sus canciones demostraban lo que estaba por venir, un cambio de pensamiento y de ritmos, con melodías más alegres y llenas de vida que se alejaban de la melancólica música que se hacía en Argentina por aquel entonces. Consiguieron el éxito con su segundo disco Ciudad Catrúnica, que contenía temas como “Lollipop” y “Plata, plata, convirtiéndose en una de las agrupaciones más popular de la época. 

Y aunque les estaba yendo de maravilla, tras una serie de problemas con su disquera y tras lanzar el tercer álbum de estudio, Vale Cuatro, en 1986 se separa Viuda e Hijas de Roque Enroll. En 1990 se reunieron para dar unos cuantos shows, donde grabaron su primer álbum en vivo y lamentablemente serían las últimas presentaciones en las que tocarían con María Gabriela Epumer, quien falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio en 2003.

 

Menciones honoríficas

Sandra Mihanovich (Argentina)

Maricela Durazo (México)

Década de 1980

Fabiana Cantilo e Hilda Lizarauzu  (Argentina)

Si hubo una banda que marcó la década de los 80 en Argentina fue Los Twist, y en parte su éxito fue gracias a sus cantantes, Fabiana Cantilo e Hilda Lizarauzu. Fabiana comenzó su carrera siendo miembro de la banda de chicas, Las Bay Biscuits, abriendo los shows de bandas importantes como Serú Girán y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, pero en 1982, Daniel Melingo la invitó a formar parte de un nuevo grupo.

Para 1983, Los Twist lanzan su primer álbum, La dicha en movimiento, que vendió 120 mil copias e incluye canciones como “Jugando hulla-hulla”, “Cleopatra, la reina del twist” y “El primero te lo regalan, el segundo te lo venden”. Después de una gira por todo el país presentando este disco, Fabiana Cantilo abandonó la banda ese mismo año para seguir una gran carrera como solista, aunque se volvió a reunir con sus compañeros en 1991 para grabar Cataratas musicales. 

En reemplazo de Fabiana, Hilda Lizarazu –integrante de la banda Suéter– entró a Los Twist, con quienes grabó el disco La máquina del tiempo, donde venían temas importantes como  “La cueva de Alí”, “Twist de Luis” y “Reptilicus”, aunque dejaría a la banda en 1987. En aquel año formó junto al guitarrista Tito Losavio el grupo Man Ray, siendo vocalista y líder de esa agrupación entre los años 1988 y 1999, grabando ocho discos durante ese periodo.

Para 2004, Hilda publica su primer álbum como solista, Gabinete de Curiosidades, continuando con otros siete materiales discográficos. Aunque tanto ella como Fabiana Castilo la rompieron en solitario, su carrera con Los Twist hizo que ambas pudieran producir sus propios y discos e incluso sean reconocidas como dos de las mejores voces que ha dado el rock argentino. Y sí, aparecieron en Rompan Todo, pero casi pasaron desapercibidas.

Elsa Riveros (Colombia)

Colombia es uno de los países que también ha dado muchas mujeres rockeras, como el caso de Elsa Riveros. Desde muy pequeña se interesó por la música, pero en 1987 recibió la oportunidad de su vida cuando la llamaron para reemplazar en una presentación al cantante de una banda llamada Graffiti, que no podía estar para un evento. Tiempo después, todos estos integrantes formaron una de las agrupaciones más importantes del país, Pasaporte. 

Durante los cuatro años de vida de la banda, grabaron dos discos, un álbum homónimo y Un día X, que todavía suenan en las estaciones de radio y que marcaron a toda una generación de jóvenes colombianos con rolas como “Igor y Penelope”, “Desertores”, y “Castillos en el aire”. Sin embargo, la creciente ola de violencia en Colombia hizo que los integrantes poco a poco perdieran el interés en continuar, y en junio de 1990 anunciaron su separación. 

Sin embargo, Elsa Riveros no dejó de cantar. En los años 90 hizo un dúo con el músico Andrés Cepeda, que por esos años iniciaba su carrera artística con el grupo Poligamia y con quien grabó hits como “Desvanecer”. Pero años más tarde se mudó a Estados Unidos y se retiró de los escenarios para concentrarse en sus estudios de Ciencias Políticas, aunque recientemente entre 2015 y 2017 publicó dos sencillos, “Tu No Me Ves” y “Déjame en paz”.

Kenny Avilés  (México)

Si hay una mujer que representa el rock en todo su esplendor en México es Kenny Avilés, mejor conocida por formar la banda Kenny y Los Eléctricos. El grupo se integró en Los Ángeles, California, apareciendo como Kenny and the Electrics y tocando en lugares importantes como el Whisky a Go Go, pero ese mismo año y en un intento por  buscar sus raíces y poder expresarse en español, regresaron a México para tocar en los hoyos funkys. 

Una vez instalados en la CDMX, en 1981 grabaron su primer álbum, Electrimanias, el cual presentaron en diversos foros donde compartieron escenario con bandas como El Tri, Ritmo Peligroso, Botellita de Jerez, Chac-Mool y más. En 1986, cambiaron su nombre al español y en aquel año, Kenny junto a los demás integrantes grabó el álbum Juntos por el Rock, del que destacan los sencillos “Me Quieres Cotorrear” y “A Woman in Love”.

Pero en 1988, los grandes sellos discográficos comenzaron a ver el éxito de rock en español y buscaron a artistas que representaran por completo este concepto. Es en este momento donde grabaron el álbum Kenny…y los Eléctricos, de donde se desprende el sencillo más exitoso de su carrera: “No huyas de mi”. El disco se convirtió en un clásico del rock mexicano y uno de los más sonados en bares, clubes y discotecas del país.

A cuatro décadas de su formación, la banda ha grabado 11 álbumes más y siguen tocando por todos lados. Aunque quizá no hubieran alcanzado el éxito que tienen si no hubiera sido por la voz rasposa y poderosa de Kenny Avilés, considerada por algunos como la reina del rock de nuestro país.

Silvia O – (Colombia)

En 1989, el punk y el metal eran casi que la ley en el sonido underground de Medellín. Pero más abajo y casi como un secreto que pasaba voz a voz, se comenzó a crear un movimiento impulsado por los sonidos del new wave, y dentro ese grupo de personas estaban los fundadores de Código: Orión Vargas, Federico López, Paul Uribe, Ricardo Restrepo, Jaime y Silvia Ochoa, convirtiéndose en una de las bandas más importantes de su ciudad. 

Un par de años después publicaron un sencillo que fue el inicio de lo que sería Proyecto latino, su único álbum publicado en 1990 y donde las voces de Silvia O le daban un toque único. Con este disco fueron teloneros de bandas como Los Prisioneros y Miguel Mateos en Medellín, pero a principios de la década la banda se desintegró, es por eso que la cantante inició una carrera como solista con la canción “Melancolía”, incluida en el compilado El Renacimiento.

De su primer álbum, Geografía, salieron grandes éxitos como “Ya nada es” –cantada a dueto con Juanes y “Todo me recuerda a ti”. Para 2006, empezó un proyecto con músicos de todo el mundo, que resultó en 150 mezclas de 27 canciones a capella compartidas inicialmente por Silvia O, que generó en ella un interés por la música electrónica y sus infinitas posibilidades. Continúa activa, tocando en algunas ocasiones y lanzando una que otra canción.

Rita Guerrero (México)

No podemos comprender el rock mexicano sin el nombre de Rita Guerrero, una de las artistas más influyentes que ha dado nuestro país. Aunque inició como actriz, su carrera musical empezó en 1988 cuando conoció al grupo de jazz Los Psicotrópicos, quienes musicalizaban una obra de teatro en donde ella actuaba y a quienes se unió como vocalista, para formar lo que más tarde conoceríamos como Santa Sabina. Y sí, sí la mencionaron en ‘Rompan Todo’, pero probablemente faltó darle más peso.

La banda fue una de las más emblemáticas del rock mexicano y que vio su momento cumbre en los 90 –para ser exactos en 1992–, cuando publicaron su primer álbum homónimo. Gracias a temas como “Azul Casi Morado”, “Chicles”, “Estando aquí no estoy”, “Los peces del viento” y junto a la impactante presencia de Rita –quien utilizaban todos sus conocimientos teatrales en el escenario– y su espectacular voz, se terminaron de consolidar.

Aunque nunca dejó la actuación, pues condujo diversos programas en Canal 22 como Águila o rock, La materia de los sueños y Cultura en línea, pero también participó en distintas puestas en escena como La Noche que raptaron a Epifania, Una tertulia Musical en el Convento con Ofelia Medina y estuvo a cargo de algunos espectáculos como Llivre Vermell y Música Divina Humanas Letras con el Coro de la Universidad del Claustro de Sor Juana, del que también es directora.

Lamentablemente, Rita Guerrero falleció el 11 de marzo de 2011 a los 46 años de edad como consecuencia del cáncer de mama con el que estuvo lidiando durante mucho tiempo. Sin duda, ella es una de las voces que hayamos escuchado en México, que dejó un enorme hueco con su partida pero que a la vez, inspiró a un montón de mujeres para dedicarse a la música y cantar frente a miles de personas.

Cecilia Toussaint (México)

Cecilia Toussaint es otra mujer esencial de la música mexicana en general. Comenzó su carrera en 1977, con un grupo llamado La Nopalera, pero más tarde y tras un periodo muy breve abandonó el grupo. Luego hizo otro grupo llamado Rehilete, y aunque logró ganarse un nombre dentro de la escena underground y los ya mencionados hoyos funkys, decidió emprender su carrera como solista donde alcanzó el éxito.

Inició en 1984 cantando boleros de José Antonio Méndez y luego empezó a tocar rock. Tres años más tarde publicó su álbum debut, Arpía, el más importante de su carrera y que es considerado como uno de los mejores del rock nacional, así como esencial para las cantantes femeninas de origen mexicano que querían adentrarse en el género. Gracias a este álbum, artistas como Rita Guerrero, Julieta Venegas y más decidieron entrarle a la música.

Por si esto no fuera suficiente, también tiene una enorme trayectoria como actriz, apareciendo en proyectos de cine y televisión. A lo largo de más de 40 años de carrera, Cecilia Toussaint ha publicado 1o álbumes de estudio y nos ha regalado canciones espectaculares que ahora son clásicos como “Me siento bien pero me siento mal”, “Sirena de trapo”, “Prendedor”, “Tres metros bajo tierra”, “Sácalo” y “Dueña de mi esclavitud”.

Menciones honoríficas

Nina Galindo – solista y vocalista de Callo y colmillo (México/EUA)

Tere Estrada (México)

Patricia Sosa – vocalista de La Torre (Argentina)

Tere Estrada (México)

Las Bay Biscuits (Argentina)

Década de 1990

Andrea Echeverri  (Colombia)

Los 90 los arrancamos con la presencia mediática de más mujeres en el rock latinoamericano, y sin duda una de las caras más visibles de este movimiento fue Andrea Echeverri. Inició su carrera musical en 1990 como vocalista del grupo Delia y los Aminoácidos junto a Héctor Buitrago, que desde 1993  pasaría a llamarse Aterciopelados, una de las primeras bandas de rock de Colombia en ganar atención internacional. 

Durante toda su trayectoria ha publicado ocho álbumes de estudio y nos ha entregado clásicos del rock en nuestro idioma, como “Bolero Falaz”, “Florecita rockera”, “Baracunatana”, “Maligno” entre otros, e incluso Andrea tuvo chance de compartir escenario con Soda Stereo en su MTV Unplugged, cantando junto a Gustavo Cerati una versión espectacular de “En la ciudad de la furia”, que muchos consideran mejor que la versión original.

En 2005, Aterciopelados se tomó un descanso y en ese momento, Andrea Echeverri grabó su primer álbum como solista, donde destacan los temas “A Eme O”, “Amortiguador” y “Baby blues”. Este disco fue considerado como uno de los mejores del año y recibió nominaciones al Latin Grammy Awards y en 2006 al Grammy estadounidense como “Mejor Álbum Pop Latino”. Hasta la fecha ha lanzado otros dos materiales discográficos. ¿Faltó más de ella en el documental? ¿Qué opinan?

Rosa Adame (México)

Otro de los rostros femeninos del rock nacional es Rosa Adame, la vocalista de La Lupita. En 1991 y junto a Héctor Quijada, Lino Nava, Alfonso Toledo y Ernesto Domene conformaron la primera alineación de la banda, pero su popularidad explotó un año después cuando lanzaron su primer disco, Pa’ servir a ud”, donde vienen algunas de sus rolas más emblemáticas, como “Contrabando y traición”, “El rey Leonardo” y su clásico, “La paquita disco”. 

En 1996 lanzaron su tercer disco, Tres-D,  que gracias a rolas como “Ja, ja, ja” lograron el éxito en la radio y los canales de vídeos musicales. Un año más tarde llega Caramelo Macizo, que incluía hits como “Supersónico” y que sería el último disco en el que participó Rosa, pues en 2001 y tras casarse con Héctor, dejó la banda para dedicarse a la maternidad. Sin embargo, en 2009 y 2016 regresó para dar unas cuantas presentaciones especiales.

Denisse Malebrán (Chile)

Chile tampoco se quedó atrás en los 90, pues gracias a Denisse Malebrán las mujeres tuvieron representación en el rock. Después de su paso por la escuela,y su participación en los grupos Polaroid y Turbomente, es contactada para formar parte de un nuevo proyecto musical de los exintegrantes de La Ley, Luciano Rojas y Rodrigo Aboitiz, pero hasta 1999 la eligieron para ser la vocalista de esta banda llamada Saiko. 

Denisse agregó la voz e imagen que le dio identidad al grupo, gracias a su carácter fuerte e idealista, así como la voz tan característica que tiene. Con el grupo grabó cinco discos y a finales de 2006 anunció su salida; no sin antes despedirse con un concierto que duró aproximadamente 2 horas y media en el cual tocaron 28 canciones, lo mejor de lo mejor de su carrera como “La Fábula”, “Limito Con el Sol” y “Lo que Mereces”.

Sin embargo, antes de que abandonara Saiko, Denisse Malebrán comenzó a preparar su primer material discográfico como solista, Maleza, donde presentó temas como “A veces tú”. Pero después de publicar varios álbumes de estudio, cuatro para ser exactos, y de tener un cargo en el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, volvió con la banda en 2012 para dar un montón de presentaciones y lanzar dos discos más en 2013 y 2017. 

Ely Guerra (México)

Sin duda, uno de los estandartes del rock mexicano en la actualidad es Ely Guerra. Su carrera arrancó en los 80 con un grupo llamado Carmín y cuyo tema más conocido es “Carmín, un grito en la oscuridad”; además tuvo participaciones con algunos músicos y agrupaciones como José Fors y Fratta. A los 17 años lanzó su primer álbum homónimo, que incluye rolas como “Júrame”, “Atada a tu piel”, “Las Gafas de Lennon”, “Atrévete” y “Quiero Verte”.

Para 1999 publicó uno de sus trabajos más ambiciosos, Lotofire, alcanzando popularidad gracias a canciones como “Tengo Frío” y “Mejor me voy”, aunque cinco años más tarde publicaría el que sería el disco más exitoso de su carrera, Sweet & Sour, Hot y Spicy, donde vienen hitazos como “Te Amo, I Love You”, “Ojos Claros, Labios Rosas”, “Mi Playa”, “Más Bonita”, “Lucrecia y Rigoberto” y “Quiéreme Mucho”.

Para 2009, Ely Guerra estrena su quinto material discográfico, Hombre invisible. En este álbum colaboró con músicos como Álvaro Henríquez (Los Tres), Enrique Bunbury, Gilberto Cerezo (Kinky), Gustavo Santaolalla, Juanes, Pablo Gigliotti, Emmanuel “Meme” Del Real (Café Tacvba ) y Horacio Franco. Dos años después estrenó una versión jazz de este mismo disco, demostrando su enorme capacidad como artista.

Una década más tarde, lanzó el disco más experimental de toda su carrera, Zion, donde cada una de las canciones están compuestas únicamente por arreglos vocales. No nos cabe la menor duda de que Ely es una de las mujeres más talentosas que hay en el rock y en la música de nuestro país, y afortunadamente sigue en activo y reinventándose a cada paso que da en su carrera.

Julieta Venegas y Cecilia Bastida (México)

Desde el norte de México, llegan dos mujeres que sin duda son sinónimo de rock, Julieta Venegas y Cecilia Bastida. Ambas fueron integrantes de la banda de Tijuana No!, donde tocaban teclados y cantaban, pero su popularidad creció con un disco que regrabaron con el sello alternativo Culebra Récords en 1992​. Su rola “Pobre de ti” alcanzó fama en el mercado hispanohablante y se convertiría en uno de los clásicos del  rock nacional. 

Sin embargo, en 1996 Julieta dejó al grupo para comenzar con su carrera como solista e inició la grabación de su primer material discográfico, Aquí, que vio la luz un año después. En este disco vienen rolas cruciales para la artista como “De mis pasos” y “Como sé”, y en el 2000 llegaría su segundo álbum de estudio, Bueninvento, donde gracias a “Sería Feliz” y “Hoy no quiero” empezó a hacerse de un nombre en la industria.

Pero la fama de Julieta Venegas explotó en 2003 cuando publicó el disco , que incluye sus primeros hitazos masivos como “Lento”, “Andar conmigo”, “Algo está cambiando” y que le dieron un acercamiento importante hacia el pop. Los éxitos seguirían con su siguiente álbum, Limón y Sal, y con temas como “Me voy”, “Limón y Sal” o “Eres para mí” se ganó la oportunidad de grabar una sesión de MTV Unplugged.

Julieta continúa siendo una de las mujeres más innovadoras e importantes de la música de nuestro país, lanzando discos relevantes y trabajando en distintos proyectos artísticos. Por otro lado, Cecilia Bastida tampoco se quedó atrás, tras su salida de Tijuana No! continuó tocando los teclados con su compañera de banda hasta 2008, dos años después publicó su primer material discográfico como solista, Veo La Marea, que fue nominado a un Grammy Latino.

Para 2014 estrenó su segundo álbum, La Edad de La Violencia y en 2016 llegó su EP Un Sueño. Recientemente la vimos tocando con Mexrrissey, la banda tributo a Mozz y The Smiths con toques mexicanos que formó junto a Camilo Lara, Chetes, Jay de la Cueva, Alejandro Flores y Ricardo Nájera. Sin tantos reflectores, Cecilia Bastida se convirtió en una de las mujeres que dejó su impacto en el rock mexicano y su carrera lo avala. 

Las Ultrasónicas (México)

Yoly Alaniz, Cecy Morales, Luisa, Maribel y Bibiana Bueno Blue – integrantes de la banda Loba (México)

Javiera Parra – vocalista de la banda Javiera y Los Imposibles (Chile)

Década de los 2000

Natalia Lafourcade (México)

Iniciando el nuevo milenio, Natalia Lafourcade llegó a nuestras vidas y a la industria de México para cambiarlo todo. Desde muy pequeña demostró aptitudes musicales, pero fue tras su llegada a la CDMX y después de conocer al productor el productor Loris Ceroni, quien escuchó las maquetas de varias canciones, decidió producir su primer disco como solista, donde vienen hitazos como “En el 2000”, “Busca un problema” y “El destino”.

Algunas de estas rolas aparecieron en el soundtrack de Amarte Duele, que gracias a la película logró ganar popularidad. En 2005 armó la banda Natalia y La Forquetina, publicando el único disco con este proyecto, Casa, por el cual ganó el Grammy Latino al Mejor Álbum de Rock por un Dúo o Grupo. Cuatro años después vio la luz Hu, Hu, Hu, su segundo álbum en solitario que contó con la participación de Julieta Venegas y Juan Son.

Pero todo cambió para Natalia Lafourcade en 2012 cuando estrenó Mujer Divina, un material discográfico tributo a Agustín Lara donde hubo un montón de invitados musicales como Emmanuel del Real, Adrián Dárgelos de Babasónicos, Devendra Banhart, Adanowsky, Miguel Bosé, Alex Ferreira, León Larregui, Jorge Drexler, Vicentico y muchos más. Gracias a este disco ganó un disco de platino y oro por más de 94,000 copias vendidas.

A partir de este momento, Natalia comenzó a explorar los ritmos y géneros de nuestro país, y eso se vio reflejado en Hasta La Raíz, que con rolas como la canción homónima, “Nunca es suficiente” y “Lo que construimos” ganó el Grammy Latino a ganó los premios en las nominaciones Mejor canción del año, Mejor canción alternativa, Mejor álbum de música alternativa, Mejor ingeniería de grabación para un álbum y Grabación del año.

Entre 2017 y 2018 publicó dos volúmenes de Musas, un disco que grabó junto al dúo de guitarristas Los Macorinos, que trabajaron con Chavela Vargas y Eugenia León. Sin embargo, en 2020 sorprendió a todos con Un Canto por México, vol. 1, que le valieron los Grammy a Mejor Canción Alternativa y Regional Mexicana por “En Cantos” y “Mi Religión”, además de Álbum Del Año, convirtiendo a Lafourcade en la tercera mujer en toda la historia de dicha ceremonia en ganar Álbum Del Año.

No nos queda la menor duda de que Natalia Lafourcade es una de las artistas más importantes que tenemos en la actualidad, una verdadera joya mexicana. 

Mon Laferte (Chile)

Queramos o no, Mon Laferte es una mujer sin la cual no podríamos comprender la música y el rock de esta época; y sí, tuvo unos minutos en el documental. Norma Monserrat Bustamante Laferte comenzó en su natal Chile en distintos concursos de talentos de la televisión, tras cuatro años de exitosa colaboración como cantante en el programa Rojo fama contrafama en 2007 se despide del espacio para viajar a México para continuar con su carrera artística. 

Después de llegar a la CDMX y tocar covers en diferentes lugares, en 2011 se ganó una oportunidad para grabar su segundo álbum de estudio, Desechable, con un montón de canciones propias. Un año después formó parte de una banda de heavy metal mexicana llamada Mystica Girls, con la que publicó un disco llamado Gates of Hell, pero en 2013 lanzó su tercer material discográfico, Tornasol, que recibió mediana aceptación.

Tras varios años tocando puertas y picando piedra de nuestro país, la cantante chilena más mexicana conquistó a toda Latinoamérica con Mon Laferte, vol. 1, que incluyó rolas que sonaron por todos lados como “Tormento”, “Amor completo”, “Tu falta de querer” y “Si tú me quisieras”, catapultándola como una de las artistas más importantes del continente e iniciando un momento sumamente importante en su carrera.

El 25 de febrero de 2017 y tras el lanzamiento de La Trenza, Mon Laferte se presentó por primera vez en el Festival de Viña del Mar, donde conquistó al público y se llevó  los mayores galardones del certamen: Gaviota de plata y de Oro. ​ La euforia del público fue tanta que le exigían a la organización del festival otorgarle la Gaviota de Platino, la cual solo se ha dado dos veces en la historia del festival a Luis Miguel y Juan Gabriel, un momento histórico.

Un año más tarde estrenó un nuevo álbum llamado Norma, que contó con la producción de Omar Rodríguez-López de The Mars Volta y At The Drive In y el ingeniero de grabación fue Bruce Botnick, el mismo hombre que mezcló L.A. Woman de The Doors. En este disco aparecieron sencillos exitosos como “Por qué me fui a enamorar de ti”, “Caderas blancas” y “El beso”,  con el cual se presentó en los foros más grandes de México y Latinoamérica.

Nos guste o no, Mon Laferte es una de las artistas más relevantes que ha dado nuestro continente, que ha incursionado en distintos géneros –entre ellos el rock–, innovando a su manera y que sin duda abrió espacio para que más mujeres se animen a seguir una carrera musical.

Ruido Rosa (México)

El girl power se hace presente con Ruido Rosa, la banda de rock femenina más representativa de México conformada por Alejandra Moreno en la voz, Daniela Sánchez en la guitarra, Carla Sariñana en el bajo y Alice Zepeda en la batería. Estas chicas cuenta con más de diez años de carrera y se abrieron paso dentro de la industria de nuestro país con riffs potentes, crudos y con ese toque clásico que nos vuela la cabeza. 

En cada escenario que pisan, estas cuatro mujeres demuestran ser unas verdaderas badass, conquistando escenarios como el South By Southwest de Texas, festivales del tamaño de Vive Latino o Corona Capital, y su calidad musical les ha dado la oportunidad de ser el grupo telonero de una banda legendaria, KISS. Ruido Rosa es todo lo que buscamos, rolas ponchadas que nos den ganas de hacer air guitar.

Amanitas (Chile)

Otra banda de chicas que la sigue rompiendo es Amanitas. Nació en Santiago de Chile en el año 2014, cuando se juntaron Jose, Lou, Natti –mejor conocida como Cancamusa–, Manul y Pau para hacer música, es por eso que las cinco integrantes que hoy conforman el grupo se dedicaron a la experimentación sonora, donde la improvisación musical y lírica son las protagonistas en la creación de nuevas canciones. 

En 2015 lanzaron su primer EP, Anónima, que incluía rolas como “Aventurar”, “Aguadaba” y “Masacre”. En julio de ese mismo año se fueron a tocar a China y para 2017 presentaron su álbum debut con esta formación, Amor celeste imperial, en donde dejan ver por completo su estilo, una mezcla moderna de rock alternativo, trip-hop, sadcore, dreampop y pop que les valió para salir de gira por España y abrirle a Mon Laferte.

Teri Gender Bender (México)

Teresa Suárez Cosío –mejor conocida como Teri Gender Bender– es una de las mujeres del rock de nuestro país que nos dejaron con la boca abierta. A los 17 años y junto a Auryn Jolene formaron Le Butcherettes, e incorporaron elementos gráficos a sus presentaciones tales como carne cruda, harina, huevos, una cabeza de cerdo real y delantales sangrientos como una declaración feminista sobre trato que reciben las mujeres en México. 

Teri conoció a  Omar Rodríguez-López en una presentación y le voló por completo la cabeza, es por eso que decidió producir su primer disco, Sin, Sin, Sinde 2011. Hasta el 2020 han publicado cinco álbumes de estudio, y han compartido escenario con bandas del tamaño de Deftones o The Mars Volta; y le han abierto a artistas espectaculares como Yeah Yeah Yeahs y The Dead Weather. Sin duda, son una de esas agrupaciones que nadie puede dejar pasar.

Mención honorífica

Liliana Saumet – vocalista de Bomba Estéreo (Colombia)

Top Relacionadas