Si hay un actor que es multifacético, ese sin duda es Adam Sandler. Aunque siempre lo vemos en la pantalla haciendo personajes bastante divertidos, llenos de humor, también nos ha demostrado que, cuando quiere puede hacer otro tipo de papeles, como en Reign Over Me y Punch Drunk Love.  A pesar de todo esto, sabemos que es un estuche de monerías y esta vez nos quedó muy claro. 

El pasado fin de semana, Adam organizó y fue el maestro de ceremonias de una gala de beneficencia en Malibu, California para la fundación Rock4EB, quienes están tratando de luchar contra la epidermólisis ampollosa, un grupo severo de enfermedades en la piel. Al evento lo acompañaron grandes figuras de la industria, como Julia Roberts, Sean Penn, Rami Malek, entre muchos más.

Por supuesto que el actor y comediante no podía pasar desapercibido, así que además de dirigir el evento, decidió que debía regalar un par de momentos especiales y así lo hizo. Primero invitó a sus hijas al escenario para que juntos cantaran “Lover”, una de las rolas más recientes de Taylor Swift.

Ya arriba, Adam dijo que un día antes había llevado a sus retoños a Saturday Night Live para que vieran a la cantante de “Blank Space” y que ahora iban a tocar una canción de ella. “Están muy emocionadas y nerviosas por cantar para ustedes. Les tiemblan las rodillas, ¿verdad? ¿Cómo creen que me siento todas las malditas noches que hago esta m$%&/”, fue lo que dijo Sandler antes de arrancarse.

Chequen el cover del actor a Taylor Swift a continuación: 

Cuando pensaron que Adam ya no podía hacer más para robarse la noche, aplicó un completo hold my beer, ya que llamó al gran Eddie Vedder y al productor Judd Apatow al escenario. Todos con guitarra en mano tocaron una versión bastante divertida de “Let My Love Open the Door”, una de las joyitas que hay en la discografía en solitario de Pete Townshend, guitarrista y miembro fundador de The Who.