Esto es lo que se puede esperar del concierto de Billie Eilish en el Corona Capital 2019

Y total que Billie Eilish por fin visitará suelo mexicano como uno de los actos principales del Corona Capital 2019, su séquito de fans enloqueció con la noticia y es que ya lo dijo Thom Yorke… ella es una de las pocas artistas que están haciendo cosas interesantes en la actualidad. 

Tuvimos la oportunidad de verla en vivo y a todo color en el festival Life is Beautiful en Las Vegas, en donde fue headliner junto con Chance the Rapper, Post Malone, The Black Keys, Vampire Weekend, Zedd, y muchos más. Seremos breves…. aaaaaaguas con el p!nch3 showzazo que se carga la estadounidense.

Foto: Getty Images

Energía y muchísima calidad vocal es como bien podríamos definir esta presentación. Billie Eilish tocó en el escenario principal, después de Walk the Moon y antes de Chance the Rapper, y en medio de algunos empujones y una audiencia bastante bastante joven, a las 9:20pm salió la belieber #1 para abrir su set con “bad guy”, canción que la catapultó –aparte de “Ocean Eyes”–.

Con un camisón y shorts negros con estampados verdes, y una férula en la pierna derecha –WTF?!–, Billie no dejó de desbordar energía durante todo su set, que bastante bien supo equilibrar entre las canciones para saltar y las baladas para apreciar y admirar su privilegiada voz. Y es que a su cortísima edad –17 años– la cantautora está agarrando unas tablas de aquellas… su dominio del escenario es bestial, y aún cuando todavía tiene cosas qué trabajar, pareciera que lleva décadas en esta industria.

Las Vegas, ¿cómo están?“, dijo inmediatamente después de la primera canción, pues a diferencia de muchos otros artistas, se la pasó interactuando con la audiencia en todo momento, hasta aplicó el viejo truco de “griten los de la derechaaaa… ahora los de la izquierdaaaa. Es más, desde la tercera canción, que fue “you should see me in a crown“, pidió al público que se abrieran para saltar unos contra otros alv, ahí les va un video:

Pero no todo fueron saltos sin control, no señor. Billie también nos demostró de lo que es capaz si de talento vocal hablamos, pues justo cuando empezaron las baladas nos dejó a todos de WTF con la potencia de su voz. “idontwannabeyouanymore” fue la primera tranquilita de la noche, y aaaaaprro con su vibrato, se mete tanto en la canción que la vimos llorando en más de una canción, y aunque este podría ser “la vieja confiable” para empatizar con el público, se vio de una forma tan natural que cautivó a todos.

Foto: Getty Images

Si tuviéramos que describir el show de Billie Eilish con pocas palabras, sería algo así como: es el concierto de una adolescente de 17 años que está cantando para ella sola frente a su espejo, así… sin pudor, sin máscaras, sin tener que quedar bien con nadie. Ella imaginando que está sola en su cuarto. Se sienta, se para, se acuesta, se vuelve a parar. Es ese genuino realismo y autenticidad el que hace de su presentación algo tan impresionante. 

Foto: Getty Images

En cuanto a su producción, se podría decir que es ‘bastante sencilla’ pues su iluminación y visuales recaen en pantallas de un solo color –casi siempre predominando ese verde tan característico de ella– pero con muchos cortes y juegos entre una luz y otra. ¿Vieron el capítulo de Los Simpsons cuando viajan a Japón y les dan convulsiones después de ver un comercial en la tele? Ah bueno… pues hagan de cuenta.

Foto: Getty Images

Canciones como “all good girls go to hell”, “bury a friend”, “my strange addiction”, “bitches broken hearts”, fueron un agasajo total, pero la cereza del pastel fue cuando presentó a su hermano Finneas O’Connell para interpretar juntos “i love you“, híjole… ojalá repitan esto en el Corona Capital en México, y es que vaya que nos puso la piel chinita. Eilish cantó hasta las lágrimas –una vez más– y demostró por qué está en el lugar que está a pesar del poco tiempo que lleva en la industria.

Foto: Alive Coverage/Sipa USA

Quiero presentar a mi hermano Finnie, tal vez muchos no lo sepan pero él es el encargado de producir toda mi música. Él produce y yo canto, así funciona esto“, dijo antes de darse vuelo ante un público que guardó absoluto silencio durante toda la canción para disfrutar de toda la atmósfera. Mismo caso que en “wish you were gay“.

¿Vale la pena ver a Billie Eilish en el Corona Capital?

Sin lugar a dudas. Así de fácil, a las personas que no la conozcan o les dé igual, de verdad que la van a respetar muchísimo; y para los que ya son fans, va a ser un concierto verdaderamente inolvidable. Hay un gran trabajo detrás del concierto, está súper bien equilibrado entre las up-tempo y las baladas, saben perfecto cuándo bajar de intensidad y cuándo regresar a saltar. La banda que trae suena súper macizo. Si quieren darle duro al bailazo, saltar de un lado a otro, y apreciar una excelente voz –delgadita pero potente–, dense una vuelta por Billie Eilish en el CC19. Advertidos están.

¡Boletos por acá!