El universo siempre ha sido un misterio para el hombre. Las estrellas, los planetas, la luna, el sol, el sistema solar… todos son una conjunción de fenómenos que desde hace siglos se estudian, pero que hasta ahora todavía no se logran comprender. Al menos no del todo. Sin embargo, hubo un hombre que hizo eco a esta incomprensión y curiosidad sobre el espacio a través de la música. Cuando apenas comenzaba su carrera, David Bowie quiso experimentar un poco más sobre los viajes al espacio. Y es que a finales de los 60 este era un tema recurrente, tanto los Estados Unidos como la URSS, estaban fascinados con la idea de que el hombre pudiera llegar al espacio. Ahora no todo quedaba en teoría, sino que era una realidad posible.

Lanzada un 11 de julio de 1969 como un single, “Space Oddity” rápidamente se convirtió en el éxito que Bowie necesitaba para catapultar su segundo disco homónimo. Inspirada en el filme de Stanley Kubrick, 2001: A Space Odyssey, la historia de “Space Oddity” habla sobre Major Tom, un astronauta ficticio que no solo fue mencionado aquí, sino también para canciones como “Ashes to Ashes”, “Hallo Spaceboy” o “New Miller Star”. 

Sin embargo, aunque este astronauta fue meramente un artífice para las historias que David Bowie mencionaba en algunas de sus canciones, y así conceptualizar que era un extraterrestre que había llegado a la Tierra con mucha música, ornamentos y trajes extravagantes, hubo un verdadero astronauta que, hasta cierto punto, superó la versión original de Bowie.

Hablamos de Chris Hadfield, un astronauta y comandante canadiense que en 2013 celebró 44 años de “Space Oddity” realizando un cover y video en la Estación Espacial Internacional, justo unas horas antes de regresar a la Tierra después de haber estado en el espacio durante cinco meses. Así fue como el video de este cover se convirtió en el primer clip musical grabado en el espacio.

No todo fue miel sobre hojuelas

A partir de entonces y ya con cuatro décadas de historia, “Space Oddity” se sintió más viva que nunca. ¿Lo malo? Como David Bowie mismo dijo, por más que estuviera este maravilloso cover y que el video fuera el primero en grabarse en el espacio, lamentablemente pertenecía a su disquera, que inicialmente había concedido una licencia para que la canción fuera usada únicamente por un año.

Fue así como comenzaron las complicaciones legales, y tanto David Bowie como su sello discográfico llegaron a un arreglo que permitía que la canción fuera usada por otros dos años, y colocando la canción y el video en YouTube. 

En palabras del propio comandante Hadfield, dijo que había hecho el video por numerosas razones, pero la más importante de ellas era porque esto representaba “una oportunidad de permitirle a la gente ver dónde realmente estaban (los astronautas) en la exploración espacial”. 

Posteriormente, el mismo David Bowie recurrió a su cuenta oficial de Facebook para decir que el cover de Chris Hadfield a “Space Oddity” era “posiblemente la versión más acertada y mejor creada jamás”. 

Precisamente por esa razón, Hadfield comenzó a hacer todo lo que estuviera en sus manos para que no bajaran el cover de internet. Sin embargo, la situación era complicada, ya que la grabación del video fue hecha y publicada desde el espacio, así que ni siquiera se tenía claro bajo qué leyes de qué país se debía proceder. 

Una vez que lograron llegar a un mutuo acuerdo y gracias a la ayuda de David Bowie, la versión de Hadfield a “Space Oddity” fue puesta en línea de nuevo: “Estamos orgullosos de haber traído de vuelta la genialidad de Bowie lanzada en 1969 al espacio mismo en 2013, y ahora iremos más lejos”, escribió el comandante cuando el nuevo acuerdo fue anunciado. Asimismo agradeció a la Agencia Espacial de Canadá y a la NASA, pero su agradecimiento especial fue para David Bowie.

Cuando la polémica ayuda a superar la versión original

El video de Chris Hadfield comienza con él a cuadro cantando la letra de la canción y después atorándose en la Estación Espacial para poder tocar la guitarra. Un clip lleno de tomas en las que se ve el espacio, y en el cual dicho instrumento toma protagonismo y circula por todo el lugar mientras Chris canta. 

Si lo buscas en YouTube, no encontrarás el video como “Cover a David Bowie”, sino “Rareza en el Espacio”, pues esa fue la manera en la que no hubo problema para mantener esta creación en línea.

Ahora bien, debido a toda la polémica en torno a los derechos y a la publicación de Bowie en Facebook asegurando que era uno de los mejores covers que se le habían hecho a “Space Oddity”, es que actualmente este video cuenta con más reproducciones que incluso el video original de la canción.

En el canal de YouTube de David Bowie, nos encontramos con que el video de “Space Oddity” posteado el 9 de julio de 2015 cuenta con 43 millones 389 mil 825 reproducciones, mientras que el cover del comandante Chris Hedfield tiene 43 millones 452 mil 212. La diferencia no es mucha, pero sí el impacto y el recuerdo en todos aquellos que son fans tanto de Bowie como de la canción.

El video de la versión en el espacio no fue lo único que se hizo famoso

En ese mismo año en el que salió el cover de Chris Hadfield, Ben Stiller también llegó para regalarnos una de las escenas más icónicas en la historia del cine contemporáneo. 

Hablamos de The Secret Life of Walter Mitty, un filme de 2013 producido y protagonizado por Ben Stiller que relata la vida de un trabajador de la revista Life (Walter) que emprende un viaje para buscar un negativo importante, pues éste servirá como portada para la última edición de la revista. Una búsqueda por cielo, mar y tierra busca al fotoperiodista Sean O’Connell (Sean Penn), cuyas fotografías, además de ser impactantes, han servido para más de una publicación de Life. 

Cuando piensa que todo está perdido, aparece Cheryl —su compañera de trabajo y crush— para comenzar a tocar los primeros acordes de “Space Oddity” y así impulsar a Walter a seguir en la búsqueda. De hecho, el propio David Bowie grabó una versión acústica para la banda sonora del filme junto con la actriz Kristen Wig, quien interpreta a Cheryl.

Esa escena es una de las mejores y más recordada por todos aquellos amantes del cine, pero también, por todos aquellos que quedaron maravillados con lo bien que compaginó tanto en el momento como en la historia.

¡Oda a David Bowie y a “Space Oddity”, una de las mejores canciones en la historia de la música!