La presión por sacar un nuevo disco de estudio es evidente en muchas bandas y artistas, y la mayoría, desgraciadamente, se da por un contrato en lugar de una necesidad anímica relacionada con su sentido artístico. Otros, es justo decirlo, saben cuál es su lugar en la industria y reconocen que sus audiencias no esperan mucho tiempo para decidirse por un artista similar. Sin embargo, para buena fortuna de aquellos que disfrutan de la música por sí misma, hay bandas y artistas que no se presionan, que se toman su tiempo, que maduran  y que cuando es justo, sacan nuevo material.

Sólo como contexto, el mejor ejemplo es Tool. Esta enorme banda tardó 13 años en sacar un nuevo disco de estudio que muestra cómo ha sido capaz de conservar a su público, a pesar del tiempo, por cuestiones de calidad, innovación y hasta de concepto. El nuevo disco de Tool define lo que es la banda para su audiencia, y eso se logra pocas veces. No podemos compararlos, ni siquiera su audiencia es similar, pero algo así ha sucedido con el último disco de M83 titulado DSVII (Digital Shades Vol. 2), el cual llega a 12 años de la primera entrega dentro de este concepto.

La historia de M83 se cuenta de manera simple: Anthony Gonzalez, fundador y líder, dejó el futbol para enfocarse en la música después de un pequeño accidente. Pero con el tiempo y la simpleza, han llegado propuestas y materiales discográficos que nos hacen agradecer esa historia, y el último, por supuesto, es DSVII, su octavo disco de estudio en el que se percibe un sonido que satisface sus necesidades más personales e íntimas, dejando de lado lo que mencionamos en un principio: la presión comercial o lo que el mismo Anthony Gonzalez dice, “la música pop”.

En Digital Shades Vol. 1, la primera entrega de sus trabajos ambientales, representó un regreso al sonido minimalista de lo primero que se escuchó de M83. Son claras sus influencias y podemos relacionar sus sonidos y conceptos a una época que quizá desconocemos, pero nos habría gustado conocer. Es decir, DSVI nos movió emocionalmente al pasado y nos presentó, hasta el momento, lo más personal de un Anthony de 26 años…

Pero el tiempo ha pasado, y el músico ha crecido junto con su música y su necesidad de utilizar equipos análogos para producir sus canciones. Y es así como llegamos a DSVII sin olvidar su paso por Junk de 2016 y el disco que lo llevó a la escena mainstream de la electrónica, Hurry Up, We’re Dreaming de 2011. En estos dos discos entendemos un apremio de M83 por el baile y la fiesta en un sentido melancólico de la palabra (como siempre), pero también sirven de base para las enormes proporciones de DSVII. 

Digital Shades Vol. 2 es más ambicioso porque existe la madurez para hacerlo. Han pasado 12 años y canciones como “Mirage”, “Temple of Sorrow” y “Meet the Friends” son la prueba de que las nostalgia y el pasado, son el tema central de alguien que voltea a ver su historia desde más lejos. “Jeux d’enfants” es una carga de tristeza donde el piano cobra total protagonismo, haciéndonos olvidar incluso de lo que llevó a M83 a ser una banda tan conocida.

Otras canciones como “Oh Yes You’re There, Everyday” son tan únicas, que tienen la capacidad de sentirse en un imagen fílmica que ya conocemos, en una película de los 80 cuyo tema central es la ciencia ficción y los personajes sean héroes trágicos. “Goodbye Captain Lee”, “Lune de fiel” y Feelings”, si se pudiera traducir en imágenes, sería un Blade Runner o un Mandy. Y con esto les decimos todos: DSVII es una experiencia de todos los sentidos, no sólo auditiva. Te obliga a moverte, a pensar en imágenes. 

Cada una de las 15 canciones de DSVII están inspiradas en la década de los 80 (y todo lo que hay ahora a partir de esta estética), pero no sólo en películas, sino también en videojuegos, soundtracks de estos dos y músicos que construyeron la electrónica y el synth a partir de esta época. Nuevamente volvemos a “ver” a Brian Eno junto a Suzanne Ciani, Mort Garson y hasta John Carpenter.

Tracklist:

Hell Riders
A Bit of Sweetness
Goodbye Captain Lee
Colonies
Meet the Friends
Feelings
A Word of Wisdom
Lune De Fiel
Jeux D’Enfants
A Taste of the Dusk
Lunar Son
Oh Yes You’re There, Everyday
Mirage
Taifun Glory
Temple of Sorrow