Conozcan las historias de desamor que inspiraron a estos grandes discos

Mañana es el día de San Valentín, y como cada 14 de febrero, los enamorados saldrán a celebrar lo mucho que dizque se quieren, con cuanta cosa cursi que se encuentren a su paso. Mientras que todos los #ForeverAlone que están solteros, se encargarán de desacreditar esta celebración y considerarla pagana.

No desesperen, todos alguna vez hemos estado enamorados (o lo estarán muy pronto). Un sentimiento que nos lleva a hacer muchas tonterías cosas imposibles. Por ejemplo, un montón de canciones han surgido a partir del embriagante efecto del amor, peeeero cuando éste se va de nuestras manos, también ha dado pie a la creación de miles de canciones de ardidos. Algunas de ellas, la verdad, muy bellas.

Por eso, con motivo de la llegada del Día del Amor y la Amistad, queremos presentarles una lista con 10 grandes discos que surgieron después de una ruptura, lo cual agradecemos. Si los siguientes artistas no hubieran tenido una decepción amorosa, nos hubiéramos perdido de estas grandes joyas

¿Los dejó el/la novi@? ¿Su crush no los pela? ¿El amor no es para ustedes? Esto les interesa.

Back to Black – Amy Winehouse

Comenzamos con un clásico, y se trata del segundo y último álbum de la gran Amy Winehouse, quien encontró en la música la mejor forma de desahogarse de su dañina relación con Blake Fielder Civil, y sus problemas de adicción. Una mezcla de grandes ritmos de jazz y R&B,  con letras que retratan los crudos sentimientos de Amy.

For Emma, Forever Ago – Bon Iver

Justin Vernon compuso este disco cuando estaba en medio de una gran crisis. Primero se separó de su banda DeYarmond Edison, después cortó con su novia de ese entonces, y para acabarla de amolar, fue diagnosticado con mononucleosis. Así que decidió encerrarse en su casa en Wisconsin y crear su disco debut que lo catapultó a la fama.

Heartbreaker – Ryan Adams

Si alguien sabe de discos sobre rupturas ese es Ryan Adams. Su disco debut, fue inspirado tras terminar su relación con la publicista de la industria musical Amy Lombardi. De ahí salió su gran canción “AMY”, aunque después Adams se volvería a divorciar de otra de sus parejas para escribir el disco Prisioner pero esa es otra historia.

808s & Heartbreak – Kanye West

Ya sabemos que odian a Kanye West, peeeero no se les olvide que también es humano, aunque no lo parezca, y tiene su corazoncito. Ye, perdió a su madre, y además su prometida y novia de muchos años Alexis Phifer lo cortó. De ahí surgió este gran álbum de desamor.

Rumours – Fleetwood Mac

Se trata de uno de los mejores discos en la carrera de Fleetwood Mac, y probablemente de la historia. Todo surgió a partir de las diferentes decepciones amorosas que sufrieron los integrantes de la banda, el tema en común que los unió para componer esta oda a los amores fallidos.

21 – Adele

Si alguien sabe cantarle al desamor, esa es sin duda Adele. Su segundo disco 21, es el resultado del término de su primera relación de pareja seria, y vaya que le dolió. El resultado fue uno de los discos más exitosos en los tiempos recientes.

13 – Blur

Cuando Blur estaba viviendo sus últimos años en la cima del Britpop, la ruptura de Damon Albarn con Justine Frischmann de la banda británica Elastica, los llevó a grabar el disco que terminó por definirlos como la gran leyenda que son ahora.

The Boatman’s Call – Nick Cave & The Bad Seeds

En la sección “Fíjate Paty”, Nick Cave anduvo nada más y nada menos que con PJ Harvey. Sin embargo esa que parecía la pareja ideal, rompió y Cave aprovechó para llevar a la música The Bad Seeds por otros terrenos dominados por melodías oscuras en el piano.

Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space – Spiritualized

Imagínense que tocan en una banda junto a su novia y todo va de maravilla, pero un día simplemente se enteran que se escapó para casarse ¡con otro músico! Bueno, pues eso le pasó a Jason Pierce, cuya ex novia Kate Radley lo dejó para casarse con Richard Ashcroft de The Verve en 1995. Bueno, al menos gracias a eso creó el mejor disco de Spiritualized.

Sea Change – Beck

Llegamos al final de la lista, con el que es disco emblema para las rupturas. Érase una vez Beck, quien llevaba un feliz noviazgo de nueve años con la estilista Leigh Limon, hasta que un día se enteró que ésta le fue infiel. Inmediatamente se puso a escribir canciones sobre su sentir, aunque no pensaba lanzarlas de ninguna forma por considerarlas demasiado personales. De alguna forma el productor Nigel Godrich lo convenció de hacerlo y no pasa un día sin que nos sintamos agradecidos por ello.