Este año lo empezamos con una nueva faceta en la vida del señor Kanye West. Primero nos sorprendió presentándose en Coachella con un show completamente distinto a lo que nos tiene acostumbrados, dejando de lado los increíbles visuales y luces que lo caracterizaban cuando promocionó The Life of Pablo o los potentes (y  mínimos) conciertos que dio para presentar Ye. 

En esta ocasión Mr. West no se trepó al escenario (porque no le pudieron hacer uno más grande para tocar en el festival), no, lo único que hizo fue juntar a varios músicos y un coro góspel y así dar un show en ambos fines de semana al que llamó Sunday Service, con una onda bastante espiritual y hasta cierto punto cristiana.

Desde entonces, el productor y rapero se mantuvo firme con esta ideología y decidió seguir dando shows bajo este concepto aunque todo el mundo se preguntaba una cosa, ¿para cuando va a sacar un nuevo disco? Bueno, pues ahí les va como estuvo toda la cosa.

A principios de agosto comenzó a surgir el rumor de que Yeezy lanzaría Jesus is King, un álbum inspirado en toda esta experiencia, que para muchos era loca. La fecha original de estreno estaba programada para el 27 de septiembre pero Kanye hizo un Kanye y a la mera hora dejó a todo el mundo vestido y alborotado.

Más tarde nos enteraríamos que en efecto, sí sacaría un disco y que hasta había trabajado con el saxofonista Kenny G pero tendríamos que esperar (como diría nuestro ‘Príncipe de la canción’) un poquiito más. Tres días después de estar esperando el álbum, Kanye hizo un evento especial donde anunció que también sacaría un documental sobre todo el proceso que lo llevó a esto, además mostró un par de rolas a algunos afortunados aunque podríamos escucharlo completito hasta el 25 de octubre.

Después de un bueeen rato –y otra vez retrasar su lanzamiento–, el nuevo disco de Kanye West, Jesus is King por fin ya está en plataformas digitales, dividiendo a todo el mundo. Hay quien se siente estafado (porque dura caaasi 30 minutos) y porque todo, absolutamente todo el álbum tiene contenido religioso, y otros más que piensan que es una genialidad.

Sea lo que sea, el álbum ya está entre nosotros y el Internet reaccionó con toda clase de comentarios y hasta memes: