En este bello mundo del chisme, una de las relaciones más extrañas y complicadas sin duda es la de Katy Perry y Taylor Swift, que lleva años alimentándose y no precisamente de cosas dulces. Pues, parece que ahora si, después de tanto tiempo, las dos ya están solucionando todo lo que pasó entre ellas con, ¿unas galletas de chocolate?

Si no saben de qué hablamos y piensan que ya nos volvimos locos, dejen que nosotros se los contemos. Resulta que la señorita Perry; una de las figuras más grandes del pop, que nos ha regalado rolones como “Teenage Dream”, y la próxima esposa del actor Orlando Bloom subió una foto a su cuenta de Instagram de unas galletitas recién horneadas que tenían escrito en un plato con fresas unos signos de paz y la frase: “paz al fin”. 

Ustedes dirán, ¿eso qué? puede ser cualquier cosa, pero espérense tantito, porque a Katy se le ocurrió etiquetar a Swift en ella. Si, así como lo leen. Subió la foto y hasta le puso un mensajito cariñoso, que nos pone a pensar que por fin toda esta guerra entre divas del pop ya se terminó.

Si no nos creen, aquí está la foto que subió la señorita Perry.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

feels good 🧡 @taylorswift

Una publicación compartida por KATY PERRY (@katyperry) el

A pesar de que esto nos dejó con el ojo cuadrado, parece que ambas ya nos habían dando pistas de que probablemente se terminaría esta historia incómoda. Vamos por partes, por si no están al pendiente de todo el asunto, pues. Todo comenzó hace algunos días, cuando la cantante de “Shake It Off” armó una playlist en Apple Music con las canciones que le están volando la cabeza. ¿Pueden adivinar qué incluyó? Ah si, el último sencillo de Katy, “Never Really Over”. Claro que esto llamó la atención de todo el mundo, hasta Taylor escribió por qué había elegido esa canción: Todo lo que nos sucede forma parte de la historia que podremos contar algún día. Estos temas son la banda sonora de mi historia en este momento”.

El conflicto entre Perry y Swift empezó en 2011, cuando según Swift, la tierna Katy le quiso robar un grupo de bailarines para que participaran en una de sus giras, California Dreams Tour, y consideró las acciones de Taylor como “boicot” en su contra. En venganza, la chica del country escribió dos años después “Bad Blood”, que según explicó, hablaba de una artista no identificada que le había hecho algo “horrible”. Mmm, ¿será Katy? No lo sé. 

En mayo de 2018, se hizo pública una carta que Katy le había enviado a Taylor, en la que se disculpaba con ella por todas las cosas y chismes que se habían dicho. Todos pensamos que terminaría ahí, pero no, porque la señorita Perry se enojó con S-Wift por haber filtrado esa carta. Oh, que la, ya están grandecitas, muchachas.

Al parecer, después de todo, parece que por fin estas dos estrellas del pop mundial han fumado la pipa de la paz y se han reconciliado, pero conociendo su antigua relación, ya no sabemos que pensar. Esperemos que ya se dejen de niñerías y lo dejen morir; quizá con una colaboración entre ellas, quién sabe, se vale soñar.