“La música fluye a través mío en algún sentido”: Una entrevista con Caribou

Cinco años de experiencias mezcladas entre dolor y felicidad tuvieron que pasar para que Daniel Snaith se viera orillado a recurrir a la música para poder comprender en su totalidad todo lo que lo que ha estado pensando su mente y sintiendo su corazón. Cinco años tuvieron que pasar para que Caribou lanzara un nuevo disco. Uno que llegó para ser el más personal e íntimo de toda su carrera. Uno que sin seguir una línea musical específica, sigue una línea de vida comportándose como un diario que lo ayudó a sanar. Uno llamado Suddenly.

Foto por Roberto Serra – Iguana Press/Redferns via Getty Images

Suddenly es un álbum diverso. Tanto como lo que una persona puede vivir en media década. Sus sencillos son tan diferentes entre ellos como las cuatro estaciones reflejadas durante el año en su hogar Ontario, Canadá. No por nada, el mismo Dan dijo que las personas se van a sorprender por su diversidad. Sin embargo, algo las tiene que unir. Ya sea un sentimiento, una idea, un valor o el simple gusto de mezclar sonidos. Es por esto que le preguntamos por qué estas 12 canciones, que se alejan de la pista de baile pero que por momentos tienen la excentricidad característica de Caribou, están juntas en este disco.

“Esta precisamente es la pregunta yo me hago a mí mismo. Tienes razón. Los tres sencillos son muy diversos. También hay otros lados del disco que no represento en esas tres canciones. Cuando salga el álbum se sorprenderán. Habrá mucha música que no se van a esperar por la diferencia con los sencillos, pero eso me gusta”.

Foto por Joseph Okpako/WireImage

“Cuando estaba haciendo el disco y estaba cerca de acabarlo, estaba escogiendo las canciones individualmente, ¿sabes? Basadas en qué me hacen sentir. Estaba haciendo canciones individuales sin preocuparme en cómo iban a encajar juntas. Pero cercano al final de la creación del disco, empecé a pensar eso: ‘¿Este álbum va a encajar? ¿Va a ser un proyecto coherente?’. Porque realmente me gusta hacer álbumes que tengan una narrativa. Pero el mío es tan diverso que me preocupaba que no tuviera eso. Pero luego, lo realmente sorprendente para mí, fue que al ponerlas juntas encontré un orden que funcionó. Al escucharlo por primera vez, que para mí fue toda una experiencia nueva aunque había escuchado las canciones individualmente muchas veces. Tuve esta sensación de que realmente funcionó como un disco con narrativa”.

“Si te soy honesto, no sé muy bien qué es lo que hace que se una. Creo que es porque se grabaron en el mismo periodo de tiempo. Saltando de una a otra y de regreso. Por lo que todas tienen el mismo tipo de ambiente entre ellas. Fueron afectadas por las mismas cosas personales que me pasaron en ese tiempo. Tienen el mismo tono emocional. Usé el mismo tipo de sonidos entre ellas. Los temas que abordo son parecidos, y mi voz, al estar en todas, ayuda a crear una línea en simetría. Eso es algo nuevo para mí, y ese centro de mi voz en las canciones ayuda muchísimo”.

Suddenly, traducido como “repentinamente”, es el nombre que Snaith eligió para su quinto álbum de estudio. Para poder entrar de lleno en su imaginario, es importante saber si “Suddenly” se refiere a un momento específico en estos últimos años que lo marcó y/o influenció para la creación de su nuevo material. ¿Por qué se llama Suddenly? ¿Hace referencia a algo que te pasó inesperadamente?, le pregunté.

“La razón por la que este disco se llama Suddenly es porque en los últimos cinco años ha habido momentos repentinos y complicados que… Por ejemplo en la familia de mi esposa hubo una muerte repentina que llevó a un divorcio en su familia. Mi papá tuvo una crisis de salud ahora en su vejez. Ahora ya está bien. Pero todas estas cosas me tuvieron en un estado mental muy reflectivo. Y también, tengo que decir que una y otra vez en los últimos cinco años me he encontrado en una posición para apoyar a otras personas, para ayudarlas y reconfortarlas”.

“Realmente yo no soy el centro de estas canciones. Era yo ahí para apoyar a la gente que amo. A mi familia. Y cuando escucho el disco, escucho eso. Las canciones están escritas para la persona de las historias que hablo. Y a pesar de que son duras, quise que tuvieran ese sentido de optimismo, ese sentido reconfortante”. 

Foto por Burak Cingi/Redferns

Parece que Suddenly es un disco que Dan tuvo que hacer para comprender completamente las cosas que le sucedieron en los últimos 5 años y que todavía le están sucediendo hoy. Como si hubiera tenido que ponerlas en el lenguaje musical para finalmente poderlas procesar y entender en su totalidad. Ante esta simple reflexión Caribou nos platica:

“No podría estar más de acuerdo contigo. Aparte de querer que las canciones representaran el apoyo y confort que le doy a otras personas, la música me estaba haciendo eso a mí. Obviamente estas canciones también estaban trabajando en un plano emocional en mí. Y en tiempo, como cuando la vida de mi padre estaba prácticamente en el aire, sin saber cuánto más le quedaría de vida, hacer música era lo único que podía hacer para procesar por lo que yo estaba pasando. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Es un tipo de terapia por así decirlo”.

Foto por Lorne Thomson/Redferns via Getty Images

¿Entonces podrías decir que este es el álbum más personal de tu carrera, Dan?

¡Por mucho! En parte porque… Soy muy afortunado… Mi vida hasta este momento ha sido una feliz, con estabilidad, y no que en estos cinco año no la tuviera. Estuvieron llenos de buenos amigos y una gran familia. Tampoco es que todo fuera tristeza, más bien es una mezcla de ambos. En el pasado siempre tuve este sentido de estabilidad, y por ende la misma necesidad de escribir sobre cosas así. Pero ahora tuve la necesidad de escribir y reflexionar sobre cosas con un enfoque diferente. Había más temas que sentía que necesitaba hacer música sobre eso”.

Caribou partió de 900 ideas grabadas para hacer Suddenly. 900 ideas que iban desde sonidos naturales grabados en cortas caminatas en el bosque, loops creados en el estudio con el simple propósito de ser feliz haciendo música, y diferentes percusiones que su mente se imagina. Para sumergirnos en su proceso creativo, le pregunté como esta montaña de ideas termina por acabar en un disco que se conecta orgánicamente.

“Lo más importante de todo es que la mayoría del tiempo de estos 4-5 años que me tomó hacer ‘Suddenly’, todos los días he estado haciendo música. Amo hacer música, amo ese proceso de creación. Esa parte realmente nunca es una tarea. Al hacer eso jamás estoy pensando intencionalmente en hacer un disco. Realmente me digo: ‘Hoy voy a bajar al estudio y voy a disfrutar hacer algo. Sin importar que sea. Solo disfrutar el proceso de hacerlo’. Así es como todos estos pequeños loops surgen. Realmente trato de no pensar en cómo condensar todas estas ideas en un disco”.

“Pero claro, inevitablemente en algún punto tengo que empezar a pensar en eso. Y a partir de ahí, como en el loop de “Home”, sabía que ahí había algo hermoso en lo que quería trabajar. Pero con otras cosas fue muy poco claro. Realmente perdí perspectiva muchas veces sobre a dónde iba. Creo que lo más importante es tener mucho tiempo para filtrar las cosas, 900 ideas es muchísima música”.

Foto por Ollie Millington/Redferns

En tu proceso, ¿primero te encuentras con la música y luego tratas de escuchar y entender lo que la música te dice?

“¡Exactamente! ¡Sí! Siempre ha sido así para mí. Realmente nunca tengo una imagen clara de lo que quiero hacer, es más como una exploración sin una idea de qué va a pasar. Es un experimento. Me justa jugar hasta que encuentro algo que sea emocionante. Y la verdad me gustaría que funcionara de la otra manera, ¿sabes? Tener una idea clara de lo que quiero y luego hacerla. Pero cuando intento hacer eso, simplemente no hay magia ahí. Se vuelve muy plano. La gente habla de escuchar una melodía en su cabeza y a partir de ahí graban una canción. O que se despiertan y ya tienen algo. Pero cuando yo hago eso todo se queda sin magia. En cambio cuando empiezo sin nada, y sigo mi intuición, ahí es cuando me cruzo con cosas que me emocionan”.

Foto por Nick Pickles/WireImage

Entonces básicamente la música se compone sola a través tuyo… ¿Solo te dejas llevar, dejas que se exprese y terminas con un álbum?

“Sí, bueno, es casi la sensación de eso. La música fluye a través mío en algún sentido. Y no soy una persona espiritual en lo absoluto. No me inclino así. Pero es chistoso sentir que no estás en el asiento del conductor, ¿sabes? Creo que se trata del subconsciente. Muchas de mis composiciones suceden en un nivel en el que no puedo accesar o explicar. También es por lo mismo que creo que el disco se une al final. Es porque esas conexiones se están formando conscientemente, pero no en una forma en la que pueda ver mientras estoy en el estudio”. 

“Hacer estas entrevistas realmente me ayuda a entender mejor mi proceso. A veces haciendo esto reflexiono y me doy cuenta del porqué las cosas funcionaron de cierta forma. O de qué se trata mi música en una forma diferente a cómo la entiendo cuando la hago”.

Lo que dan platica me hizo pensar en la honestidad musical. “Lo que hay con la música, y lo que me gusta de la música, es la honestidad”, le dije a Dan. Y la música honesta es el mejor tipo de música. Sin importar el género con la que se exprese o de lo que hable. Sino la honestidad que carga. Ese sentimiento que alguien está haciendo algo para sí mismo o sus seres amados y eso es lo que realmente debe transmitir, ¿no crees?”. Palabras que no les quería dejar de compartir porque este sentimiento de honestidad nos regresaría al principio con un enfoque más completo y más real de lo que es Suddenly para Caribou.

“¿Sabes qué? Tienes razón. Y creo que acabas de responder tu primera pregunta. Cuando escucho el disco eso es lo que une a todas las canciones. Aún más que en mis discos anteriores, hay un sentido de honestidad en el que me intento expresar sobre lo que he estado pasando y sintiendo. Y como dices, el tipo de género puede variar, pero si tienes ese sentido central de honestidad con el que conectas con la persona, ahí lo tienes todo. Y me da gusto que lo hayas dicho porque eso captura bien el sentimiento que tengo de este disco”.

Foto por Jeff Kravitz/FilmMagic