Esta vez no se trata de subjetividad. La ciencia acaba de declarar a “Ob-La-Di, Ob-La-Da” de The Beatles como la canción pop más perfecta jamás escrita de acuerdo a investigadores del Instituto Max Planck en Alemania.

Seamos honestos, por más fanático que seas de The Beatles, para estas alturas de la nota ya estarás con cara de “¿khá?. Lo bueno es que aquí les vamos a platicar cómo fue que llegaron a esta conclusión. Los científicos analizaron 80,000 progresiones de acordes de 700 rolas grabadas entre 1958 y 1991, utilizando una máquina de aprendizaje automático que le dio un puntaje a cada acorde basado en qué tan “sorprendente” es comparado con el acorde anterior. 

Foto por Fiona Adams/Redferns

Para que esto no solamente se quedara bajo el juicio de una máquina, 30 progresiones de acordes de diferentes rolas fueron despojadas de la lírica y la melodías para que fueran irreconocibles, y se las presentaron a 39 voluntarios. Después, los investigadores le pidieron a los voluntarios que calificaran qué tan agradables sentían que era cada acorde para poder sacar otro puntaje.

El estudio descubrió que cuando los voluntarios estuvieron relativamente seguros de qué acorde vendría después, disfrutaron de ser sorprendidos, algo que pasa mucho en “Ob-La-Di, Ob-La-Da”. Este estudio también encontró que no estar seguro de cómo progresaría la canción provoca actividad en una región del cerebro conectada con el placer musical.

Foto por CBS Photo Archive/Getty Images

Según The Times, Vincent Cheung, estudiante de doctorado del instituto, y participante del estudio dijo: “Es fascinante que los humanos obtengan placer de una pieza musical simplemente por cómo se ordenan los sonidos con el tiempo. Las canciones que encontramos agradables logran un buen equilibrio entre el creer que sabremos lo que sucederá después y la sorpresa de algo que no esperábamos“.

“Ob-La-Di, Ob-La-Da” fue la canción más cercana que los investigadores pudieron encontrar a la “perfección”, seguida por “Invisible Touch” de Genesis y “Hooked on a Feeling” de BJ Thomas.

Lo bueno aquí, es que puedes estar en completo desacuerdo con este estudio. Tal y como lo estaría John Lennon, ya que era públicamente sabido que odiaba esa canción escrita por McCartney. Aquí les dejamos la rola para que armen sus propias conclusiones: