Lo que hoy cabe en tu mano y usas para ver memes (porque son lo máximo) tiene más potencia y capacidad de procesamiento que las máquinas que pusieron a un hombre en la luna por primera vez. La tecnología avanza y con ella las industrias de todo el mundo. No hay absolutamente nada que involucre al ser humano que no haya sido afectado por el auge tecnológico de las últimas décadas. Seamos honestos, hoy en día es más indispensable el celular para ir al baño que el mismísimo papel higiénico (obvio no, pero es un ejemplo para dimensionar como la tecnología ha afectado las cosas más básicas de nuestras vidas). Hoy, está tocando la puerta una nueva tecnología que planea cambiar la industria de entretenimiento llamada realidad virtual.

Cuando hablamos de las industrias del entretenimiento, la musical es una de las que más ha cambiado. La historia del sonido empezó mucho antes de lo que convencionalmente se piensa. Los primeros registros empezaron con la llegada de la era acústica en 1877, cuando Thomas Edison creó el fonógrafo, primer aparato capaz de grabar y reproducir sonido. Posteriormente llegó la era eléctrica de 1925-1945 y le siguieron la magnética en el 45, y la digital del 75 hasta la fecha. Estas dos últimas sin ser las más importantes, son las que han evolucionado a un ritmo exponencial.

Instagram @saxenashaiphali

Estos últimos 40 años han visto a los reproductores musicales pasar de encontrarse obligados a estar conectados a una toma de corriente con el magnetófono de bobina abierta, que registraba sonido en un soporte magnético adherido a una cinta plástica, a tener la posibilidad de reproducir decenas de millones de canciones en un celular gracias a las aplicaciones de streaming musicales. La velocidad con la que la industria musical está evolucionando hace emerger varias preguntas: ¿Hacia dónde se dirige? ¿Qué sigue después de los servicios de streaming? ¿Cómo se va a consumir música el día de mañana? Muchas personas ya les empezaron a dar respuesta y están haciendo cosas increíbles para ser pioneros…

La idea de hacer esta nota surgió a partir de la noticia que Katy Perry, Justin Timberlake, Will Smith y muchos otros músicos, artistas y deportistas invirtieron millones de dólares en la empresa emergente de realidad virtual Sandbox VR. Esta empresa utiliza tecnología de captura de movimiento para crear experiencias inmersivas únicas. ¿Será que ellos saben que algo que nosotros no? De acuerdo a David Sacks, uno de los líderes atrás del proyecto, llegó el momento de la realidad virtual: “Creemos que la realidad virtual está lista para despegar como un fenómeno de mercado de masas”.

Por el momento, Sandbox VR no ofrece ninguna experiencia enfocada a la música, pero la industria está creciendo y es muy probable que algún día le hagan ojitos. A diferencia de Sandbox VR, la empresa que le está tirando con todo a la evolución de la industria musical hacia la realidad virtual, es VRTIFY. Lo que esta empresa está haciendo es probablemente el camino más ambicioso y revolucionario que se está viviendo hasta el día de hoy. No por nada, el New York Times ya catalogó a esta empresa como “el futuro de los servicios de streaming en RV”, y CBS dijo que gracias a VRTIFY “puedes tener un asiento de primera fila en cualquier concierto”.

Las primeras aproximaciones de VRTIFY para aplicar la realidad virtual a la industria musical se han hecho específicamente para el entretenimiento en el hogar. Pero las aplicaciones de esta tecnología van mucho más lejos de lo que se puede concebir. ¿Se imaginan poder vender millones de boletos para cada concierto? Esto es algo que los dueños de productoras y promotoras de espectáculos sí han hecho…

A través de Oculus, la empresa más grande del mundo en cuanto a realidad virtual, ya se han empezado a hacer acercamientos hacia la transmisión de conciertos en vivo a través de sus visores. La pionera en rifarse con el primer concierto que ofreció esta experiencia fue la cantante americana de 18 años Billie Eilish. Las criticas del uso de la tecnología en su concierto variaron, pero hubo una que destacó: Aunque fue una buena experiencia social de realidad virtual con buena música para acompañarla, la tecnología aún no está para ser una forma de factor de entretenimiento en vivo” – Upload VR. A pesar de que esto fue una realidad, es imposible no pensar que la tecnología va a avanzar y mejorar como lo ha hecho a lo largo de la historia.

El siguiente artista de talla mundial que se aventó a experimentar en las experiencias de realidad virtual en vivo, fue Post Malone. Al igual que Billie, Malone utilizó Oculus, la empresa que Facebook compró en el 2016 por $2 billones de dólares, para trasmitir su concierto en Raleigh, Estados Unidos. Por el momento, la transmisión del concierto fue completamente gratuita para todos los que ya tienen un sistema de entretenimiento Oculus en sus casas, pero tengan por seguro que conforme avance la tecnología, este mercado va a ser increíblemente lucrativo.

Oculus Post Malone

Otra empresa desarrolladora de software que tiene un proyecto increíblemente interesante es Soundstage VR. Esta aplicación de realidad virtual le permite a sus usuarios construir su propio estudio musical en cualquier lugar. Solo es necesario ponerte los lentes y empezar a diseñar y personalizar tu propio estudio de grabación. La aplicación cuenta con mesas de mezcla, teclados, instrumentos de todo tipo, altavoces y muchos más equipo para que puedas armar tu estudio. Su apuesta es que no tengas que gastarte las decenas de miles de pesos en equipo si es que quieres empezar a hacer música. Por ahora, es absolutamente imposible que llegue a sustituir al equipo convencional, y tal vez nunca lo haga, pero conforme avance el desarrollo del software, cada vez será algo más atractivo para el usuario.

Así como nadie se pudo imaginar a Spotify en 1980, hoy es difícil imaginar que el objetivo principal de la industria musical sean los ojos y no los oídos. Sin embargo, esto se convierte cada día más, en una realidad tangible. The Harris Study encontró que el 78% de los millennials prefirieren invertir dinero en experiencias y eventos que gastar dinero en un objeto. Por lo tanto, la realidad virtual es más relevante ahora que nunca. Desde asistir a festivales y conciertos que están a miles de kilómetros de distancia y ver videos musicales en 360º grados, hasta ver a tus bandas en el estudio en su proceso de producción o asistir a alguna fiesta de lanzamiento de un disco. Las aplicaciones son infinitas, ahora solo es cuestión de que la tecnología esté lista para cambiar a la industria.