La industria musical es un misterio, y dentro de ella es sumamente importante mantenerse vigente pero sobre todo, saber cómo seguir reinventándose a cada paso que das e innovar en el intento. En medio de una enorme gira por Estados Unidos junto a Beck y Cage The Elephant, platicamos con Britt Daniel de Spoon sobre el lanzamiento de su primer álbum de greatest hits, evolucionar y la importancia de siempre mostrar con orgullo lo mejor de su trabajo. 

Siempre es importante trabajar con personas nuevas, con las cuáles poder encontrar nuevas aventuras y experiencias, sobre todo si se mueven dentro del mismo tipo de música que haces pero con enfoques sumamente diferentes. En este caso, Spoon supo muy bien con quién juntarse para nutrirse. 

Estar con ellos (Beck y Cage The Elepahnt) es una experiencia increíble. Se siente como si estuviéramos en un campamento de verano con nuevos amigos. Solo que esos amigos te llevan de fiesta y amaneces en otra ciudad al día siguiente. Desperté hace algunas horas en California y mañana no sabemos donde estaremos pero seguro será divertido. Hemos aprendido mucho y han despertado en nosotros algunas cosas, desde la manera tan profesional con la que trabaja Beck hasta la buena vibra de Cage. Esto es muy gratificante”. 

Tener una carrera de casi 26 de años no es fácil. Nueve discos de estudio, tres EP’S, múltiples sencillos y giras por todo el mundo los avalan aunque, andar en este camino siempre pone algunos baches. Mantenerse en sintonía por tanto tiempo y hacer que aún así la banda siga explorando sonidos es algo digno de admirar. Una costante de los oriundos de Austin es “renovarse o morir”, y eso lo han demostrado con cada disco que han sacado. 

“Intentamos siempre hacer lo que nos gusta o llama la atención, pero siempre siguiendo nuestro camino. Recuerdo que cuando empezamos yo les dije a todos ‘hagamos un disco bailable’, que cada canción sea una especie de dance rock. Pero al final todo eso lo descartamos y dentro del primer álbum solo quedó una canción de ese estilo, quizá dos. Simplemente dejamos que fluya todo y si queremos hacer algo que rompa las pistas de baile lo hacemos. A estas alturas hemos aprendido que la inspiración llega sola, dependiendo el momento por el que estás pasando y sobre todo lo que estás escuchando”. 

Como una banda veterana, Spoon es muy consciente de que la tecnología y la manera en la que sus fans y toda la gente alrededor del mundo escucha su música es muy diferente que en 1993. Con la aparición de todas las plataformas digitales, Britt dice que tuvieron que adaptarse al cambio y entender que esto podía ser algo positivo para ellos.

“Cuando comenzamos había muy pocos canales y estaciones para que la gente nos escuchara en Austin, quizá dos. En MTV transmitían música nueva las 24 horas pero solo había 2 para que las bandas que apenas estaban despegando pudieran escucharse. Esa era tu única oportunidad de hacerte notar y a la vez que pudieras atrapar al público. Así que creo que ahora hay muchas maneras de que la gente te pueda escuchar, eso es lo que vemos a nuestro favor, a pesar de que al principio no estábamos tan de acuerdo, aunque gracias a esto todo se volvió más democrático, eso fue bueno para nosotros”

“Personalmente extraño las tiendas de discos y todo lo que envuelve un lugar así, gastar mi dinero en CD’s y vinilos que yo quiera y descubrir también nuevas cosas. Pero también es genial cuando vas caminando por la calle y alguien te escucha, o quizá en un pueblo remoto estén escuchando a Spoon sin la necesidad de ir a una tienda y comprar lo nuevo que acabamos de escribir y grabar“. 

Britt y Spoon siempre tomaron en cuenta hacer en algún punto de su carrera un disco de grandes éxitos. Parece mentira pero muy pocas bandas en la actualidad se dan el lujo o están interesados en publicar un álbum con las canciones más importantes de su discografía. Britt Daniel cuenta que los integrantes de la banda, como en los viejos tiempos, tuvieron el control total para la selección de canciones y, que hasta se lamentan por no haber incluido rolas en este disco.

La idea de hacer un disco de greatest hits rondó varias veces por nuestra cabeza en todos estos años. Siempre he pensado que la mejor manera de que el público nuevo se enamore de tu música es sacando lo mejor que tienes, tus cartas fuertes. Eso me pasó cuando descubrí a The Cure y New Order. Con tantos discos que hemos publicado, a veces a las nuevas generaciones les cuesta trabajo poder encontrar las canciones que nosotros creemos son las indicadas para que conozcan lo esencial. Si después quieren comprar los viniles adelante, no les diremos que no, pero pueden ir empezando por aquí”. 

“Este formato ofrece muchas cosas pero como artista te limita un poco. Yo pensaba en un principio hacer un boxset con 3 discos llenos de puros éxitos pero por diferentes cuestiones no se pudo hacer, así que decidimos enfocarnos en un solo disco. Creo que quedaron fuera muchas canciones grandiosas y eso lo lamentamos mucho, quería incluir algo del EP Soft Effects o del último disco pero simplemente nos quedamos sin espacio“. 

Además de publicar Everything Hits at Once, Spoon estrenó una nueva canción llamada “No Bullets Spent”, la cuál es un pequeño regalo a toda esta nueva generación que quizá esté escuchando por primera vez a la banda y también para todos los nostálgicos que crecieron junto a ellos.

Esta canción representa un antes y un después para la banda, una pieza maestra. El verano pasado anduvimos de tour en Nueva York y ahí nació la idea de esta canción. Después nos la llevamos a Austin y eso fue lo mejor que pudimos hacer, nada como estar en tu hogar para trabajar. Para nosotros ‘No Bullets Spent’ es la definición de nuestro sonido, la canción que podría ser el pasado, el presente y quizá el futuro de Spoon“. 

Con el paso de los años, Spoon ha logrado hacerse de un nombre y el final de la banda para nada está cerca pero, tienen muy claro que si en algún punto esto llegara a pasar quieren tocar en su ciudad natal y ser recordados como una de las mejores bandas de rock que Estados Unidos ha dado en casi 30 años. 

“Demonios, eso es muy bajo. Seguramente sería con nuestra gente en Austin, Texas. Si tuviera que elegir una sola canción de todas estas que acabamos de lanzar en Everything Hits at Once sería ‘Rent I Pay’, esa sería probablemente la canción con la que nos despediríamos porque es la mejor manera de decir adiós. La tocamos siempre al final en nuestros shows. Es la canción más rockera que tenemos en nuestro repertorio y así es como queremos que nos recuerden“.