100 años de navegar en las lodosas aguas de Muddy Waters

Exactamente hace un siglo tuvo lugar el nacimiento de uno de los músicos más influyentes en el Rock, que además cuenta con una vasta discografía, queremos presentar una guía para todos aquellos que aún no se han adentrado en los quehaceres de este sensacional bluesman.

Un siglo y dos años después de que McKinley Morganfield naciera, la influencia del rey del blues electrificado sigue siendo de importancia vital para todo personaje que tenga que ver con el Rock & Roll.

Muddy no era un showman, era un músico. Salía al escenario, ponía su banquito, se quitaba el saco, sonreía y al cerrar los ojos la magia comenzaba. El músico comenzaba a navegar en un ensueño de Blues a traves del Mississippi, creando las mejores líneas de guitarra que se hubieran escuchando acompañadas de su voz oscura, sensual, peligrosa, de gato de callejón, salvaje, cálido, cool. Contaba historias de vudú, de abejas reina libando con los záganos en el panal, y por supuesto varias mujeres por las cuáles sentirse ardiente o melancólico. En otras ocasiones, se imponía una honestidad brutal, algo de mística sumada con una autobiografía adelantada, la conciencia de la historia que se estaba escribiendo.

“Una gitana le dijo a mi madre, antes de nacer
Tienes un hijo por nacer y será un chingón.
Hará que las mujeres bellas salten y griten
Entonces el mundo querrá saber
De qué se trata todo ello”

muddy2

En su tiempo, la gente pensaba que Muddy usaba mucho volumen, que era estruendoso, pero en realidad era lo contrario. Lo que sucedía era que su interpretación era así de cruda. Muddy Waters no contaba con el equipo de sonido que se usa hoy en día. Un amplificador de guitarra era casi del tamaño de un portafolio pequeño, sólo contaban con 20 watts de potencia que hacía que su guitarra distorsionara a un pequeño grado que para la época era como una turbina de jet.

Muddy comenzó  como todos los blueseros, tocando la guitarra acústica, tocaba con el pulgar de su mano derecha las notas graves y usaba un cuello de botella para hacer las melodías, algo que le aprendió a Robert Johnson. Waters se llevó la técnica a Chicago, sólo que le dio el toque eléctrico, reforzó su música con un bajista, algún pianista con buen ritmo y tenía una combinación explosiva.

Esto probaría ser un paso determinante para cualquier artista de Rock and Roll: el volumen. Si las bandas querían hacerse escuchar el volumen era fundamental. Y no sólo influyó en esta nueva vertiente. También sus contemporáneos como Jimmy Reed, Howlin’ Wolf, T-Bone Walker, Albert King, B.B. King, Freddie King, Bo Diddley aprendieron de él las bondades de la electricidad y pronto estaban enardeciendo a toda su audiencia por donde quiera que iban.

muddy3

Mucha gente se enteró de la existencia de Muddy Waters por medio de los Rolling Stones, después de todo, su nombre vino de una de sus canciones e hicieron varios covers de sus canciones. Otros escudriñaron el primer álbum de Led Zeppelin para encontrarse con “You Shook Me” o en el segundo, su reversión/copia/robo de “You Need Love” transformada en la hiperpopular “Whole Lotta Love”. En México el Three Souls In My Mind hacía una gran versión de “Mannish Boy”. The Band lo invitó a tocar con ellos en su concierto de despedida. Johnny Winter era uno de sus más grandes fans, tanto que pudo producirle un par de álbumes. Los Allman Brothers, The Animals, The Doors, Humble Pie, Van Morrison, Jimi Hendrix, Canned Heat, The Zombies, John Mayall, Alexis Korner, Rory Gallagher, Mike Bloomfields, Paul Butterfield, Steve Winwood, Georgie Fame, Jeff Beck, los New York Dolls, Eric Clapton, Ten Years After, The Yardbirds, todos ellos han pasado a rendir sus respetos para el hijo pródigo de Chicago.

El  Blues sigue vivo hasta nuestros días, muchas bandas de Stoner Rock, los Black Crowes, los White Stripes, los Black Keys, Kitty, Daisy & Lewis, Wolfmother, todos ellos son prueba clara de la influencia que esta música tuvo para encender la mecha del Rock. Y todos son fans de Muddy Waters en diversos grados. El Blues sigue siendo un género que trasciende las generaciones, ninguna brecha o moda lo han podido detener porque le habla al alma de las personas.

100 años después la música de Muddy Waters sigue inundando las notas del Rock inevitablemente, de la misma forma que un alud de lodo y lluvia sepultan todo a su paso sin que nada pueda evitarlo.

Si usted se jacta de ser fan del Rock o cualquiera de los artistas arriba mencionados y no ha escuchado a Muddy Waters, hay un enorme hueco en su educación que ahora mismo le vamos a ayudar a subsanar.

@ivannieblas