El pasado 24 de julio el gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, anunció que aumentaría la tarifa de transporte público en la Zona Metropolitana de Guadalajara, esto como una medida para mejorar y rescatar la calidad y servicio de este y siendo Tren Ligero y Macrobús los primeros en aumentar sus precios, los cuales pasarían de $7 a $9.50 pesos a partir del próximo sábado 27 de julio.

El aumento del costo no le cayó nada bien a los ciudadanos de Jalisco, esto a pesar de que el gobernador en alianza con varios empresarios, sindicatos y el gobierno estatal, anunció que se apoyará a los trabajadores con tarjetas prepagadas o aumentos de nómina para que pudieran costear este nuevo gasto y no afectara tanto a su economía. Sin embargo, para la mayoría seguía siendo una mala noticia.

Las razones son varias. En primera porque afirman que el servicio que brinda el transporte público en la actualidad no vale los casi 10 pesos del costo. En segunda, porque Enrique Alfaro prometió que si llegaba a ganar la gobernatura del estado, no permitiría que se aumentara el costo del transporte. Y en tercera, porque el aumento del costo del transporte se anunció justo cuando los estudiantes y maestros comenzaron la temporada vacacional, por lo que muchos ni se enteraron de esto y no pudieron protestar.

Fue por todo eso que ayer, viernes 25 de julio, varios ciudadanos salieron a las calles de Jalisco a protestar por este incremento al costo del transporte público. La estación Plaza Universidad del Tren Ligero de Guadalajara, fue “tomada” por un grupo de jóvenes que dejaron pasar a varias personas al tren sin tener que pagar un sólo centavo como una forma de protesta.

Para “controlar la situación”, el gobierno de Enrique Alfaro mandó a un grupo de policías antimotines para golpear a varios de los manifestantes, muchos de ellos menores de edad y entre los que también se encontraban algunas mujeres, todo ante el desconcierto de los pasajeros, quienes observaban desconcertados la brutalidad policíaca que se le aplicaba a las personas que protestaban.

Luego de golpearlos -incluso cuando ya no oponían resistencia-, los jóvenes heridos y que no recibieron atención médica fueron detenidos por las autoridades. Mientras tanto, los demás manifestantes que lograron evitar a la policía exigieron la libertad de estos jóvenes, los cuales lograron salir hasta las 3 de la mañana de este sábado.

Gracias a las redes sociales el hecho se difundió a través del hashtag #AlfaroRepresor, donde varios usuarios han criticado la actitud del gobernador del estado y la policía de Jalisco, por haber tratado tan brutalmente a los manifestantes y violar su libertad de expresión: