Y en su gustada sección “AMLO vs La prensa fifí”… mientras se echaba su balanceado desayuno de tlacoyitos con café, el presidente Andrés Manuel López Obrador leyó horrorizado que durante el mes que lleva administrando el changarro, las ejecuciones subieron 65% (según Reforma). Claro, con esa noticia cualquiera se horroriza… este, sí… pero AMLO se horrorizó no por tanta matazón, sino porque andan quemando a la Cuarta Transformación con la banda. Y, según él, todo es falso.

La edición de este 2 de enero Reforma engalanó su primera plana con una nota que provocó que se les revolviera el recalentado a todos los AMLOvers. De acuerdo con los números del diario capitalino, en el primer mes del gobierno del tabasqueño, los homicidios dolosos tuvieron un repunte de esos que ni EPN tuvo. Nada menos que del 65% en comparación con los últimos 30 días del gobierno priista.

Portada Reforma 02/01/2019

Imagen: Reforma

El porcentaje que podría dejar una pequeña (y prematura) mancha en el gobierno de la Cuarta Transformación está basado en el hecho de que –según el Ejecutómetro del Reforma– EPN cerró su administración con “sólo” 537 ejecuciones en sus últimas dos quincenas… nada comparados (es un decir) con los 887 crímenes de este tipo perpetrados en el mes inaugural del gobierno lopezobradorista.

Claro que este dato ha sido tomado por los acérrimos rivales conocidos y no conocidos de AMLO, a quien de volada le zumbaron los oídos y tomó el asunto como tema principal de su conferencia mañanera.

Luego de desear el protocolario japiniuyir, AMLO señaló que, pese a los malos augurios de la prensa fifí, la cosa va bien en su gobierno: “se quedaron con las ganas” de celebrar algún descalabro del nuevo gobierno de México. “Aparece en el Reforma, en ocho columnas, de que se dispara la violencia en el tiempo que llevamos, los entiendo, así actúa el conservadurismo, pero no es cierto lo que dice. Ese periódico ya nos ha calumniado y no ha tenido la seriedad suficiente para rectificar. No tiene caso que ponga ejemplo, pero existen testimonios de cómo se lanza un periodismo amarillista, no serio, no honesto y no apegado a la realidad”.

Mientras que AMLO no dio ningún dato que contradiga las cifras que maneja el diario capitalino, éste sustenta lo publicado en su edición de hoy, 2 de enero, en cifras registradas en su Ejecutómetro… que, bueno, quizás no cuenta con un rigor muy preciso, pero de que apantalla, eso que ni que. Así, se menciona que desde el primer día en que el tabasqueño tomó las riendas del país comenzó a correr el contador del mole, iniciando con un multihomicidio que se en Veracruz… y de ahí no ha parado la cosa. Tanto que ayer, en el primer día del año, se dio el homicidio del edil de Tlaxiaco, Oaxaca, Alejandro Aparicio Santiago.

¿Y las cifras de AMLO? Bueeeno, en una de sus primeras conferencias mañaneras, el presidente prometió que habría un sistema de información en el que se podría consultar el registro de todos los crímenes que se cometen en el país. La información sería (digo, será) actualizada diariamente… pero hasta la fecha, nada de tal sistema.

Sin embargo, no son pocos los que han cuestionado la información del Reforma… y no sólo por apoyar a AMLO con alguna “maroma”. Por ejemplo, el profesor del ITAM y director de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México, José Merino, cuestionó la “metodología” que pudo haber utilizado el diario para asegurar el alza de ejecuciones en la era AMLO: “la portada de hoy de Reforma es, a mi parecer, mal periodismo, por varias razones que trataré de argumentar: No conocemos la metodología del conteo de “ejecuciones”. a) ¿Qué es una ejecución? b) ¿Qué fuentes se usan para identificarlas? Sin eso, la nota de Reforma viola un criterio central del periodismo: replicabilidad. Si algo no es replicable, no es cierto. Pero aunque pudiésemos replicar, eso no libera esos conteos de sesgos: Lo que se reporta en prensa es distinto a lo que se registra en carpetas de investigación que a su vez es distinto a lo que ocurre en realidad. Sin estimar esos sesgos, no sabemos qué nos dice cada cifra”, escribió el politólogo en Twitter.

“Ahhh, es que Merino apoya a AMLO”, dirán algunos…. ¿si? Bueno, en ese caso, el cuestionamiento de lo publicado en Reforma llega hasta del lado de los críticos del presidente. Caso de Alejandro Hope: “En este asunto, estoy de acuerdo con Pepe: 1) sobre homicidios, hay fuentes oficiales razonablemente confiables, 2) los ejecutómetros privados solo levantan una fracción no constante del número de homicidios, y 3) el conteo de Reforma ha tenido muchos problemas de validación”, escribió el columnista de El Universal.