En medio de las jornadas de protesta contra la violencia de género y los feminicidios; en Guanajuato, las jóvenes y la ciudadanía se han movilizado para levantar la voz. Esta vez se trata del caso de Ana Daniela Vega, quien fue hallada sin vida en su habitación la noche del 30 de noviembre. De acuerdo con la Fiscalía General de Justicia de Guanajuato, la muerte de Ana Daniela es investigada como posible homicidio o feminicidio —al inicio, el caso fue manejado de manera extraoficial como presunto suicidio.

Esta fue la explicación que dio el fiscal Carlos Zamarripa Aguirre, quien en conferencia de prensa informó los resultados de la autopsia: la joven de 24 años de edad murió por asfixia —ocasionada por estrangulamiento—, el pasado 29 de noviembre.

El caso

Aunque de acuerdo con el Código Penal Federal, el asesinato de una mujer debe ser investigado con perspectiva de género, la lógica jurídica en Guanajuato ha manejado el caso como posible homicidio o feminicidio.

Por lo pronto, para tener mayor certeza del caso, Carlos Zamarripa también anunció que el rector de la Universidad de Guanajuato, Luis Felipe Guerrero, solicitó colaborar con las investigaciones. ¿Cómo? Mediante la participación de un equipo multidisciplinario de la Universidad de Guanajuato que realizará los trabajos en la parte técnica-científica para determinar las circunstancias en que la pasante de Biología Experimental de esta Universidad fue asesinada.

Además, la Fiscalía cuenta con videos que han ido revelando datos “importantes que fortalecen las líneas de investigación con las que contamos en este momento”, explicó Zamarripa. En total, van 18 personas entrevistadas y estos testimonios apoyarán los peritajes que se llevaron a cabo en el domicilio donde Ana Daniela Vega vivía.

Mientras eso sucede, ciudadanos de León, Guanajuato y alumnas de la Universidad de Guanajuato han protestado contra las autoridades y han exigido el esclarecimiento del caso —sobre todo porque cuando esta historia se dio a conocer, se manejó como un presunto suicidio. Lo cual ha sido rechazado por la ciudadanía.

El caso de Ana Daniela Vega comenzó cuando su familia perdió contacto con ella, desde la noche del 29 de noviembre. Al parecer, Ana llamó a su mamá desde el domicilio donde se encontró su cuerpo sin vida —en la colonia Noria Alta de Guanajuato.

Daniela-Vega-Guanajuato-protestas

Foto: Eduardo Ortega-Periódico Correo.

Sin embargo, tras la llamada, la familia no supo nada más acerca de la joven. Luego, la mañana del 30 de noviembre su hermano pidió ayuda en redes sociales para localizarla. Esa misma noche, el cuerpo de la estudiante de Biología Experimental fue hallado en su habitación.

Desde ese momento, las protestas incrementaron contra el gobierno de Guanajuato —a cargo de Diego Sinhue Rodríguez— para que se investigara el caso y cese la violencia de género en este estado, que hasta octubre contabilizó 12 feminicidios.

**Foto de portada: Eduardo Ortega-Periódico Correo.