¿Podrían las llamas (y sus anticuerpos) ser la clave para vencer al coronavirus?

Pasan los días y la misma pregunta ronda nuestra cabeza: ¿cuándo podremos dejar de temerle al coronavirus y volver a la normalidad? La respuesta a esa pregunta todavía no existe y parece ser que será hasta que haya una vacuna definitiva y totalmente probada que eso sucederá. Mientas tanto, los experimentos continúan y hay uno en particular que llama nuestra atención porque sí, las adorables llamas (y sus anticuerpos) podrían ser la respuesta.

Resulta que según informa la BBC, aparte de ser animalitos muy simpáticos, las llamas podrían ser la clave para vencer al coronavirus ya que estos animales desarrollan un tipo de anticuerpo que podría combatir de manera efectiva al SARS-CoV-2, es decir, el nuevo coronavirus que produce la enfermedad COVID-19 y que tiene a todo el mundo en cuarentena desde hace varias semanas (que ya comienzan a sentirse como años, ¿apoco no?).

En esto consiste la investigación

Daniel Wrapp,  investigador del Departamento de ciencias moleculares de la Universidad de Texas en Austin y autor principal del estudio, explicó al citado medio que desde hace algunos años su Universidad, en conjunto con la Universidad de Gante en Bélgica, conducen un experimento para hallar anticuerpos efectivos contra distintos tipos de coronavirus  con ayuda de una una llama de nombre Winter, la cual vive en un granja laboratorio ubicada en el país europeo.

Desde el 2016, los investigadores han encontrado que una clase de anticuerpos que las llamas desarrollan en cuanto su organismo detecta un agente externo —particularmente los desarrollados por Winter—, han demostrado un alto potencial para detener la infección por SARS-CoV-1 y por MERS-CoV, dos clases de coronavirus pertenecientes a la misma familia del SARS-CoV-2 (el que nos anda dando con todo este 2020).

¿Podrían las llamas (y sus anticuerpos) ser la clave para vencer al coronavirus?

Foto ilustrativa: Getty images

Los nanocuerpos de las llamas, nombrados así por el menor tamaño de estos anticuerpos en comparación con los que producimos los humanos, pueden —precisamente por su tamaño— adherirse de una forma más eficaz a la llamada “proteína espiga” del nuevo virus (es decir, la partecita con la que el SARS-CoV-2 se aferra a las células del organismo al que logra ingresar) y de esta forma podrían inhibir sus efectos en el ser humano.

Tratamiento podría protegernos y reducir los síntomas del coronavirus en personas ya infectadas

La buena noticia de todo esto es que las primeras pruebas que se han hecho con nanocuerpos inspirados en los anticuerpos que desarrolló Winter, al enfrentarlos contra el nuevo coronavirus, indican que de igual forma tienen un potencial significativo para detener la infección que éste ocasiona al neutralizar su “proteína espiga”.

También se tiene la esperanza de que el anticuerpo no solo sirva para el desarrollo de una posible vacuna para proteger del contagio sino para el desarrollo de un fármaco ativiral que tenga el potencial de disminuir los síntomas en personas ya infectadas, indicó Wrapp.

Los investigadores comenzarán, luego de sus promisorios resultados iniciales, a realizar pruebas en otros animales además de las llamas para saber si los nanocuerpos son candidatos en pruebas con humanos. Normalmente esto podría llevar más de un año, pero según Wrapp, la presión que genera el avance del nuevo coronavirus podría llevar a que el proceso se lleve en tiempo récord.