El fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden, planeaba matar al presidente de Estados Unidos, Barak Obama, a quien consideraba ‘el líder de los infieles’, informó el diario The Washington Post.

El plan para asesinar a Obama está descrito en documentos encontrados en el complejo en el que residía Bin Laden en la localidad pakistaní de Abbottabad, donde murió en una operación militar estadounidense en mayo del pasado año.

Según el diario, Bin Laden ordenó organizar una red de células especiales en Afganistán y Pakistán para atacar el avión del presidente Obama.

El objetivo era que el gobierno de Estados Unidos pasara a manos del vicepresidente, Joe Biden, al que Bin Laden consideraba peor preparado para la presidencia, y así provocar una crisis en ese país, agregó el diario, que tuvo acceso a los documentos por medio de un funcionario de alto rango de la Administración Obama.

“Obama es el líder de los infieles y asesinándole automáticamente haré que Biden asuma la presidencia. Biden no está preparado plenamente para ese puesto, lo que llevará a los Estados Unidos a una crisis”, explicaba el cabecilla de Al Qaeda en el documento escrito en árabe.

Bin Laden también se proponía asesinar al general David Petraeus, actual responsable de la CIA, pero que en esa época era el comandante en jefe de las tropas de EU y la OTAN en Afganistán, por considerar que su muerte podría alterar el rumbo de la guerra en ese país.

Funcionarios del Gobierno estadounidense, aseguraron al diario que el complot contra Obama y Petraeus nunca fue una amenaza seria, asimismo consideraron que “la organización carece de la capacidad para planificar, organizar y ejecutar ataques complejos y catastróficos, aunque persiste la amenaza”.

En un documento de 48 páginas, Bin Laden indicó a su lugarteniente, Atiyah Abd al-Rahman, que deseaba encargarle esta misión al terrorista pakistaní Ilyas Kashmiri, quien murió un mes después de Bin Laden en un ataque estadounidense con aviones no tripulados.

Bin Laden quería centrar los esfuerzos de la organización en atacar Estados Unidos para detener el derramamiento de sangre musulmana y pidió a Atiyah que pregunte a “los hermanos en todas las regiones, si tienen un hermano que pueda operar en los EU (que pueda) vivir allí, o que sea fácil para él para viajar allí”.

Los documentos ya han sido desclasificados y estarán disponibles al público en breve tanto en su versión original en árabe como la traducción al inglés.

Via Excelsior