Después de tres años y medio de servicio en el gobierno gringo y un promedio de dos mentiras al día, Sarah Huckabee Sanders dejó su puesto como secretaria de prensa de la Casa Blanca de Donald Trump. Todo parece indicar que seguirá envuelta en la política pues promete regresar a la grilla en su natal Arkansas.

En un tuit —qué raro—, el mandatario estadounidense se despidió de ella, le agradeció la chamba y hasta la invitó a intentar ser gobernadora.

“Después de 3 1/2 años de servicio, nuestra maravillosa Sarah Huckabee Sanders dejará la Casa Blanca a finales de este mes y se irá a su casa en el grandioso estado de Arkansas. Esa una persona muy especial con talentos extraordinarios que ha hecho un maravilloso trabajo. Espero que decida ser gobernadora, sería fantástica. Sarah, gracias por tu trabajo bien hecho”, escribió Donald Trump.

Sarah Huckabee Sanders es una controvertida figura de la política mundial… como todos en la administración gringa, claro.

Dice EEUU que se opone a la legalización de cualquier droga en México

Foto: Getty Images

Desde su sorpresiva llegada al puesto de secretaria de Prensa en julio de 2017 —antes era asesora—, Huckabee Sanders se volvió famosa por ignorar las preguntas conflictivas y soltar anécdotas o historias chuscas para torear los temas calientes de la agenda.

Como tiene que cumplir el difícil trabajo de traducir los arranques de Trump a una política diplomática, Sarah Sanders ha salido en más de una ocasión molestada en redes sociales y se le ha adjudicado más de un problema de la administración actual. Por ejemplo: se ha visto involucrada en problemas de nacionalistas blancos, ataques con la prensa que denomina ‘fake news’ y se volvió viral en todo el mundo después de que la grabaran en un pleito por la situación de los migrantes en Estados Unidos. 

En aquella ocasión le preguntaron si tenía empatía por los niños migrantes arrestados en solitario en la frontera. ¿Su respuesta? Siguiente pregunta, por favor.

Eeeeen fin, una de las más controvertidas figuras de la administración de Donald Trump —principalmente porque era la que tenía que dar la cara— dejó su puesto en la Casa Blanca. Al momento, desde su cuenta de Twitter (@PressSec) no ha hecho ninguna aclaración, pero pueden echarle un ojo.