Viéndose más vivo que Horacio Cascarín con su “fútbol colmillo”, el empresario y dueño de Los Tigres de Quintana Roo ha podido llevarse millonarios contratos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Para ganar licitaciones con las que –desde 2013– se ha embolsado 11 mil 833 millones de pesos, Carlos Peralta Quintana, El Rey de los Medidores, no se ha valido (tanto) de su amistad con Enrique Peña Nieto, sino que le ha echado imaginación (no mucha) y tiene acaparadas la mayoría de las competencias relacionadas con medidores.

Aunque Comercializadora IUSA Medidores S.A. de C.V. –empresa de la que Peralta Quintero es presidente ejecutivo y director general– no es la única compañía que fabrica watthorímetros (medidores de luz, pa’ la banda), es la única que ya le halló el modo para llevarse cuanta licitación de la CFE aparece… y eso que las convocatorias del gobierno federal convocan también a empresas internacionales. Parece que la principal estrategia no es dar mejor precio o mayor calidad, sino encontrar la forma de borrar a la competencia.

En 2012, cuando se lanzó un concurso para la adquisición de medidores, uno de los tres participantes –Electrometer de las Américas– propuso que se modificaran los tiempos, ya que con el tiempo de entrega establecido nomás IUSA tenía chance de cumplir. “Consideramos que un tiempo de entrega con las cantidades solicitadas sólo es posible para quien tenga preparado el producto de manera anticipada”… es decir la empresa de Peralta. La CFE no aceptó la propuesta, señala una extensa investigación publicada en contralacorrupción.mx, página de Mexicanos contra la Corrupción.

Electrometer de las Américas acusó que IUSA Mediciones presumía que “por su poder monopólico” era la única empresa capaz de ser proveedora de medidores, lo cual hizo que se pospusiera el fallo de la licitación en cuatro ocasiones… paralelamente, Electrometer de las Américas y Protecsa Ingeniería fueron denunciadas ante el IMPI, por violar a la patente de IUSA. La resolución del IMPI está bajo reserva y, curiosamente, ninguno de los acusados le movió al asunto. A final de cuentas, el ganador de la licitación por 175 millones 751 mil 737 pesos fue la empresa de Perelta Quintero.

Para concursos posteriores, –y para que no dijeran que había chancullo– la CFE dejó entrar a un nuevo y desconocido participante: Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V. De acuerdo con la información recabada por Mexicanos Contra la Corrupción, a partir de la licitación de 2013, IUSA y Controles y Medidores Especializados comenzaron a repartir las partidas: “IUSA sólo presenta ofertas para venderle a la CFE medidores monofásicos y trifásicos. Controles y Medidores Especializados sólo participa en las partidas relacionadas con los medidores bifásicos”.

¿Pues ta’ chido, no?  Ya no hay monopolio… aparentemente, no el balde Peralta Quintero es conocido como El Rey de los Medidores. Aunque Controles y Medidores Especializados aparece como una empresa en la que Antonio Tort Rivera es principal accionista, su vínculo con Peralta Quintero es evidente. Nomás chequen: en las actas notariales de la mentada empresa, el que aparece como administrador único es Andrés Tort Rivera quien, además de hermano de Mariana Tort, pareja del director general de IUSA, ha firmado documentos como representante legal de Gas Padilla S.A. de C.V. y de USA-Gas Huehuetoca, ambas pertenecientes al Grupo IUSA.

Pues chido o no, en 2014, con Enrique Ochoa Reza al frente de la CFE –antes de convertirse en presidente nacional del PRI y luchar contra la corrupción– IUSA y Controles y Medidores Especializados volvieron a la carga: en una licitación para adquirir 14 mil medidores, las únicos participantes fueron Controles y Medidores Especializados (para dos partidas) e Industrias Unidas (en una partida). Las dos empresas ganaron. Claro, la más ganona fue Medidores Especializados, con 18 millones 62 mil 932 pesos, a la otra nomás le dieron 2 millones 252 mil 900 pesos.

En la segunda licitación, en la que se solicitaban un millón 181 mil medidores, sólo participaron IUSA y Controles y Medidores Especializados. Las dos empresas ganaron en todas las partidas por las que concursaron (21 en total)… ¿y cuánto se llevaron? Nomás mil 542 millones 455 mil 962 pesos, entre las dos empresas… que a final de cuentas parece que todo va para la misma bolsa.

Respecto a esta relación, que supondría que en las licitaciones de la CFE nomás se le hace al cuento, porque a final de cuentas el ganón siempre es grupo IUSA. El director de Relaciones Institucionales de la empresa, Estéfano Conde, comentó que –en efecto– Controles y Medidores tiene una licencia otorgada por IUSA… pero ello no implica que sea una empresa de Grupo IUSA.

¿Aunque las dos direcciones que presentan ambas empresas son las mismas?

“Le reitero: no es una empresa de Grupo IUSA (…) No es una empresa del Grupo IUSA… Ni IUSA ni sus empresas participan en el capital accionario de Controles y Medidores… Todos los contratos que las empresas de IUSA han ganado, han sido a través de licitaciones públicas internacionales, validadas por testigos sociales”, asegura Estéfano, quien, por cierto, viola la Ley de responsabilidades de los Servidores Públicos al ser vocero de Grupo IUSA… cuando antes desempeñaba la misma chamba en la CFE.

“Durante el desempeño de su empleo, cargo o comisión, y un año después, los servidores públicos no podrán solicitar, aceptar o recibir (…) dinero o cualquier otra donación, servicio, empleo, cargo o comisión (…) que (…) se encuentren directamente vinculadas, reguladas o supervisadas por el servidor público en el desempeño de su empleo”, cita Reforma a la mencionada ley.

Pues habrá que creerle a los de IUSA… y a los de la CFE, quienes –a pesar de lo hecho por las empresas de Peralta Quintero– rechazan haber permitido cualquier tipo de práctica monopólica. Absolutamente no: pura licitación legal. “Adicionalmente, en ningún proceso licitatorio de este tipo se han presentado impugnaciones o inconformidades por parte de los participantes”.

Ahh, qué bueno que nos resolvió la duda.