Foto: Wikimedia

Y ahora, ¿qué está pasando con el CIDE y su presupuesto?

Se viven días complicados para la investigación en México. La emergencia sanitaria, la escasez de recursos económicos y la falta de acuerdos entre la academia y las autoridades han puesto a las instituciones de excelencia entre la espada y la pared. Específicamente, nos referimos a lo que está sucediendo al interior del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) que acaparó los reflectores esta semana por que su futuro financiero se encuentra en peligro.

La situación, que ya era conocida por los especialistas, se volvió hasta Trending Topic en México después de una columna de Esteban Illades en El Universal que vale la pena echarle un ojo.

cide-que-pasa-esteban-illades-centro-investigacion-docencia-hacienda-presupuesto-01cide-que-pasa-esteban-illades-centro-investigacion-docencia-hacienda-presupuesto-01

Foto: El Universal

En cuatro simples puntos, el periodista relató lo sucedido en una junta virtual del CIDE que quedó en el recuerdo de sus asistentes. En esta plática —cuenta Illades— el director general de la institución, Sergio López Ayllón, tomó la palabra y explicó la situación actual y los pronósticos a futuro de este centro de investigación. De acuerdo a las versiones, la cosa no se ve prometedora. 

Estos son los cuatro puntos resumidos de la junta, según relata el periodista:

  1. La Secretaría de Hacienda tiene congelado el dinero asignado a becas y manutención de los estudiantes del CIDE. Illades recalca que —contrario al prejuicio imperante— la mayoría de los alumnos son “de origen humilde” y dependen económicamente de estos ingresos.
  2. La Secretaría de la Función Pública pidió reducir el 75% de los egresos del CIDE. Sin embargo, después de la intervención del Conacyt decidieron renegociar las cantidades. El chiste es que sí tendrán que bajarle mucho a los gastos corrientes.
  3. Después del decreto del presidente López Obrador de desaparecer los fideicomisos públicos, el que mantenía con vida al CIDE sigue existiendo. El problema es que todavía no se hacen oficiales los movimientos… así que el dinero sigue completamente congelado en los bancos. 
  4. El gobierno exigió voluntariamente —como le han estado haciendo— que los profesores del CIDE bajen su sueldo un 25%.

“Es así como una de las instituciones académicas con mayor prestigio nacional, que forma cuadros de excelencia que luego ingresan a la administración pública, enfrenta una situación nunca antes vista: a un gobierno y un presidente con nulo interés en el conocimiento y en la técnica, cuyas obsesiones destruyen las pocas instituciones que funcionan bien”, concluyó Esteban Illades en esta polémica columna publicada en El Universal.

La “aclaración” del CIDE

Después de la publicación, el propio Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) emitió un comunicado en el que buscaban aclarar algunos puntos

“Hace diversas afirmaciones inexactas y fuera de contexto respecto a la reunión institucional del claustro de profesores que tuvimos ayer”, comienza la carta que hace referencia directa a la publicación de Esteban Illades.

En cuatro precisiones —igual resumiditas— el CIDE confirma lo que los académicos del país se esperaban: la situación económica está canija. Nomás que aclaran que hay diálogos en buena onda con el gobierno federal para remediar esta situación. Ahí les va un resumen del comunicado:

  1. En efecto, la Secretaría de Hacienda frenó todos los pagos de becas, pero mencionan que están “conversando con las autoridades para que eliminen la reserva (…) y haciendo todo lo posible para asegurar el pago”.
  2. Sobre la reducción de gastos, mencionaron que el CIDE hizo una solicitud para conocer las cantidades de manera precisa antes de proceder.
  3. ¿Sobre los fideicomisos? Confirmaron que están completamente congelados y no pueden ejercerlos. Sin embargo, sí dijeron que hay “optimismo y confianza en que la resolución será favorable”. 
  4. El recorte voluntariamente a fuerzas de salario no será para los investigadores. “Esta medida solo aplicaría a personal de mando medio y superior de la institución”, aclara el CIDE. 

Como verán, las aclaraciones a lo publicado en la polémica columna del periodista Esteban Illades confirman lo sucedido pero presentan cierto optimismo —por decirle de algún modo— en que toda la compleja situación se resuelva de formas positivas.

¿Qué pasará con el CIDE y con la investigación en México?

Aquí es donde se pone complicado. El futuro de una institución como el CIDE es clave para el desarrollo de la academia en México. A penas se hizo pública la difícil situación económica y cómo se está lidiando con la emergencia en la institución, se escucharon voces críticas: especialistas, periodistas y ciudadanos cuestionaron las decisiones más recientes tomadas por el gobierno. 

De hecho, el propio director del CIDE que este jueves se muestra confiado del diálogo con el gobierno… hace cinco días era un durísimo crítico de los decretos de austeridad del presidente López Obrador. 

AMLO-curva-epidemica-coronavirus

Foto: Presidencia.

En una columna firmada por Sergio López Ayllón del CIDE —junto a otros investigadores mexicanos de diversas instituciones—, compararon las recientes medidas de austeridad firmadas por el Ejecutivo con un movimiento digno de Santa Anna. “Quiere gobernar por decreto. Su palabra se transformó en norma, ignorando la Constitución, las leyes y los principios más básicos del Estado constitucional de derecho. Se desdibujó el gobierno de las leyes y mostró su rostro el gobierno de los hombres”, escribió el académico.

¿Qué pasará con el futuro económico del CIDE? No se sabe a ciencia cierta.

Sin embargo, en esta emergencia, las autoridades nacionales —especialmente la Secretaría de Hacienda, Función Pública y Conacyt— tienen el plato lleno con este tipo de conflictos económicos donde tapar un hueco destapa otro. Habrá que ver qué tan cubierta queda la investigación.