Luego de la matanza registrada en Minatitlán, Veracruz, las autoridades ya comienzan a soltar algo de información. Hasta el momento, así es como van las investigaciones del acontecimiento que hizo que desde redes sociales lluevan críticas contra el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con El Universal, las autoridades ya tienen el ojo sobre dos presuntos líderes regionales del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). Se trata de Jesús “N”, alias El Lagarto y de un sujeto identificado como El Pelón, líder de la plaza en Minatitlán y supuesto segundo al mando en el municipio, respectivamente.

Según los elementos de inteligencia que llevan el caso, los susodichos podrían estar detrás de la masacre registrada en Minatitlán, el pasado viernes. Hasta donde se sabe, un comando irrumpió en una fiesta que se celebraba en la colonia Obrera de la ciudad veracruzana. El resultado de este ataque fue de 13 personas muertas, entre ellas siete mujeres y un bebé de un año. Además, se reporta que tres personas más resultaron heridas.

Según Milenio, por medio de un comunicado que emitió la secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, se indica que la línea de investigación que lleva el caso apunta a que el grupo armado que perpetró la masacre iba por una persona identificada como El Beky. En un listado dado a conocer por las propias autoridades, se detalló que El Beky era Julio César González Reyna, una mujer transexual que se encargaba de la administración de “La esquina del Chakl”, un antro gay en la zona centro de Minatitlán, Veracruz.

Ante los hechos, el presidente no se pronunció en redes… pero sí en el evento con el que se conmemoró un año más de la gesta heroica de la defensa del puerto de Veracruz. Lo dicho por AMLO ante las fuerzas armadas fue en el mismo tono que lo expresado en su conferencia mañanera de hoy, 22 de abril: “Sólo quiero decir que vamos a garantizar la paz en Veracruz. Es mi compromiso como presidente. Lleva tiempo porque dejaron al Estado y al país en una situación lamentable de crisis, de corrupción, entre delincuencia y autoridades. Esa fue la herencia que se recibió en el país y de manera particular en Veracruz”.