Todos conocemos las miles de leyendas urbanas que hay en torno a los restaurantes de comida rápida y los puestos de comida en general, que si lo que en verdad comemos es carne de perro, de rata o de cualquier otra cosa desagradable, que no queremos imaginar.

Hace unas semanas un cliente denunció que en un McDonalds, ubicado en Tlaneplantla, Estado de México le habían servido una cabeza de rata en su hamburguesa, lo que ocasionó el cierre indefinido del local. Por supuesto la empresa no tardó en negarlo y comenzaron las investigaciones.

Hoy las investigaciones de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) han revelado que no se encontraron rastros de roedor en la carne que sirve el restaurante y que los alimentos de McDonalds no presentan el mismo grado de cocción que el del roedor que presentó el cliente.

Aunque todo parece indicar que el roedor fue sembrado por el cliente, el establecimiento seguirá cerrado para continuar con las pruebas y es que nunca se sabe…

**Vía CNN

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook