Poco le duró a Alejandro Armenta su estrategia para intentar bajar a Miguel Barbosa de la contienda por la gubernatura de Puebla. Tras darse a conocer los audios con los que hasta la muerte del Nene Consentido ya contemplaba para ser el efectivo en la tierra del camote, el legislador con licencia aceptó -de muy buen modo, claro- hacer las paces con el candidato de Morena.

Por medio de un mensajito en su cuenta Twitter,  el exprecandidato de Morena a la gubernatura de Puebla acató el llamado de Barbosa para llevar la fiesta en paz y olvidar las diferencias que se han revelado entre ellos, las cuales que ponen en evidencia que las cosas al interior del partido del presidente, Andrés Manuel López Obrador, no están del todo bien como se podría suponer.

 

  “Mi respeto a todos los miembros y equipos de Morena. Sin represión y con sinceridad podemos construir la unidad. Puebla nos une a todos”, señaló Armenta en otro mensaje, igual enviado por la red social del pajarito azul.

Aunque Armenta aseguró que no había broncas al darse a conocer que Miguel Barbosa sería el efectivo (otra vez) para contender por la gubernatura de Puebla por Morena, a los pocos días emprendió una campaña contra el bebé Sinclair… y no sólo por la vía “derecha”, ya que además de impugnar el abanderamiento ante las instancias del partido y llegar hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por ahí se dio a conocer que anduvo armando un pequeño complot con integrantes de la oposición.

La semana pasada se dio a conocer que Alejandro Armenta sostuvo una reunión con Edgar Moranchel, titular del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado Municipal de Atlixco (SOAPAMA) y la exdiputada del PAN, Violeta Lagunes, con quienes planteó un “plan” (así entre comillas, porque sí estaba medio chafa) para quedarse con lo que parece ya es del buen Miguel Barbosa: la gubernatura de Puebla.

Video de Miguel Ángel Barbosa

Captura de Pantalla

De acuerdo con lo que se puede escuchar en las grabaciones, Armenta propuso ir primero contra Barbosa, embarrándolo en movimientos financieros irregulares los cuales podrían comprobarse con su declaración patrimonial… y ya, si eso no daba resultado, pues también irse contra el operador del candidato de Morena, Fernando Manzanilla.

Las arremetidas contra Manzanilla tendrían una doble intención: 1) salpicar a Barbosa y 2) en caso de no dar resultado durante la campaña por la gubernatura, bajarlo de su posible puesto como secretario de Gobernación… ah, porque Armenta prevé que, aunque Barbosa quede como gobernador de Puebla, no completará su administración, ya que está más pa’llá que pa’cá: se va a morir, pues.

(Manzanilla) está con Barbosa como secretario de Gobernación, Barbosa se muere y él sigue. O la otra: él va a estar al pendiente de que no se muera, pero Barbosa ya está incapacitado, ya no ve, él (Manzanilla) es el que va a estar gobernando”, señaló Armenta… quien consideró que quitando a Manzanilla del camino, pues entonces él sería el sucesor de Barbosa. Y listo.

Pero bueno, eso de desearle la muerte a su compañero del partido es cosa del pasado, ahora tan amigos como nunca… digo, como siempre.