Es 14 de febrero y por lo tanto, el ambiente está más cargado de amor y cursilería que de costumbre. No es de extrañar que cada año en esta fecha se entregan muchos anillos de compromiso. Si eres de esas personas que se están dejando llevar por la euforia y estás por comprarle un anillo a tu Dulcinea, espera un poco y lee esta nota.

Aunque en Sopitas.com nos la pasamos subiendo notas vaciladoras y de muchachas con poco o nada de ropa, también nos preocupamos por tocar temas útiles para el sopicuate que es de esos amantes a la antigua (que suele todavía mandar flores). Por si estás planeando dar ese gran paso y finalmente comprometerte con tu chica, te damos unos cuántos tips sobre cuánto gastar en la compra del anillo, y así, evitar que tu bolsillo salga muy dañado.

Si tienes la bendición de que en tu familia hay un anillo de compromiso que por tradición ha pasado de generación en generación a la hora de comprometerse, dichoso tú. En caso de que no tengas esa fortuna, entonces sigue leyendo.

Una de las recomendaciones que hemos oído desde hace años, dice que para comprar un buen anillo de compromiso debes invertirle tu sueldo de dos meses… o en algunos casos, hasta tres ¿ya hicieron cuentas? ¡es un montón!, sobre todo si tenemos en cuenta que no hace mucho subieron el sueldo mínimo a 2 pesos con 52 centavos. Pero no te espantes ni quieras salir corriendo, no hace falta que gastes tanto.

Aquí pues, unos cuantos consejos para que no sufras si vas a comprar un anillo de compromiso:

El que comprará el anillo eres tú, no los demás

Y ahí está el primer error: no dejes que nadie te diga cuánto debes gastar en un anillo, pues este asunto sólo te concierne a ti, que eres al fin y al cabo quien se va a echar la soga comprometer. Hay quienes dicen que entre más cara sea la sortija de matrimonio, mejor, otros afirman que lo importante es el detalle (aunque den cualquier cháchara). ¿Qué proceder es el correcto? Pues un punto medio.

anillo_goll

Ahorra con tiempo

Al llegar la hora buena, lo importante es la planificación del gasto. Ya sea que quieras invertir mucho o poco, es importante que ahorres previamente durante unos meses (de 6 a 12 es lo aconsejable), y sin hacer un gran sacrificio, prescindas de alguno de tus gustos y ahorres una pequeña cantidad semanal. Dejar de tomarte una cerveza, de comprar algún objeto innecesario, de comer tanto en la calle y mejor llevar comida al trabajo, etc. Tú sabes en la cantidad de porquerías en las que gastas el dinero, así que fácilmente puedes identificar cuáles de tus gastos puedes recortar o incluso eliminar por unos meses.

Lo anterior es muy importante, pues se trata de hacer pequeños sacrificios, no de contraer una deuda bancaria que nos tardaremos años en cubrir. Sobre todo recuerda que la entrega del anillo, trae consigo la llegada de gastos aún mayores.

Ah, y no hagas el oso de pedirle dinero a tus amigos, pues hablará muy mal de ti que nunca les pagues.

Personaliza el diseño

Muchos cometen el error de ir a las grandes joyerías, en donde si bien hay anillos muy bonitos y de gran calidad, a veces manejan precios desorbitados. Lo conveniente es que memorices el diseño que crees será el ideal y acudas a otros locales joyeros (en el DF están los centros joyeros sobre la calle de Madero), con quienes podrás negociar la fabricación de un modelo similar o mejor, pero más barato, pues puedes manejar otro tipo de piedras o elementos que reducirán el precio final, sin sacrificar el modelo.

A la hora de la compra

Lo ideal sería pagarlo todo de contado, pero si lo harás a meses para no quedar muy ahorcado, hazlo a un plazo no mayor a 12 meses. Y recuerda la regla de oro: adquieres sólo lo que puedes pagar, y no dejes que te gane la emoción y des un tarjetazo del que luego te arrepientas.

22anillo2

No siempre es necesario

El anillo no deja de ser un objeto, por lo que no siempre es necesario que compres uno para pedir matrimonio, de acuerdo al PsycologyToday, Lee Cronk y Bria Dunham recientemente realizaron una encuesta a mil parejas casadas y encontraron que sólo 114 de ellas tuvieron propuestas de matrimonio en las que estuvo inmiscuido un anillo de compromiso. Otro dato interesante fue que estos hombres que sí compraron anillo, invirtieron el 8.44% de su salario anual y no el 25% que algunos locos también han llegado a proponer.

Y en conclusión…

Es imposible decirte cuál es la cantidad ideal que debes gastar en un anillo, pues esa sólo podrás determinarla por ti mismo. Recuerda, parte del ritual de comprar el anillo es hacer algunos sacrificios, pero de forma inteligente y sin que esto te desequilibre financieramente hablando.

Y ojo, lo importante de todo esto es el compromiso que harás con otra persona, no una joya.

¡Abusados!

*** Vía Psychology Today, MoneyUnder30
*** Foto Flickr (Felipe Sierra) , (José Carlos Castro).