¿Recuerdan aquel asunto de prohibir los tacos de carnitas por ser opresores de nuestra cultura, desmitificar la marihuana y pedirle a España (y al Papa) disculpas por haber conquistado nuestro país? Va otra… 

Este martes en el Congreso de la Ciudad de México, la diputada Teresa Ramos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) propuso ante el pleno que todos los monumentos que hagan referencia a Cristóbal Colón y a Hernán Cortés sean retirados.

Además, que también se cambie el nombre de aquellas calles o avenidas que lleven sus nombres.

¿Pooooooor?

La legisladora afirmó que al descubrir y conquistar América se llevaron a abusos a los pueblos originarios por parte de Colón, situación que resultó peor cuando llegó Cortés con “asesinatos, guerra y destrucción”.


La diputada del Verde afirmó que su partido cree que se trata de un hecho de “estricta justicia histórica” y que no se trata de una ocurrencia, sino de terminar con un ciclo.

Apareció como ejemplo la vez que el entonces jefe de gobierno de la CDMX, José Ramón Amieva, ordenó el retiro de las placas en honor del expresidente Gustavo Díaz Ordaz del metro por la conmemoración de los 50 años de la matanza de Tlatelolco.