¿Recuerdan el corte de agua del año pasado que afectó a más de 10 delegaciones de la Ciudad de México y algunos municipios del Estado de México, el cual ocurrió porque iban a colocar una pieza en “K invertida” que al final no resultó?

Este lunes, la directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez, afirmó que la suspensión en el suministro de agua no debió suceder ya que se pudo haber considerado un sistema de válvulas. 

Atribuyó la afectación a las más de 4 millones de personas a poner a personal sin el suficiente conocimiento técnico al frente de proyectos tan delicados como este. Informó que todavía se tienen que hacer otros trabajos como el incremento de la capacidad del bombeo, pero que hay manera de hacerlos sin dañar el servicio.

En este sentido, la funcionara explicó que la administración anterior impuso una multa de 5 millones de pesos a la empresa responsable de la pieza fallida: Consultoría de Ingeniería para Soluciones Integrales (CISI). Sin embargo, Conagua invirtió 500 millones de pesos en la construcción de esta línea extra.

Foto: Especial

La directora general refiere que el diseño de la pieza no fue revisado debidamente por las áreas claves de la Conagua, por lo que provocó el desplazamiento durante su colocación y el corte de agua se extendió más de lo debido. Esto a pesar de que el proyecto se empezó a gestionar desde 2012.

Por su parte, el subdirector General de Administración de la Comisión, Eduardo Seldner Ávila, explicó que justo fue a finales de la administración anterior cuando se tomó la decisión de multar a las empresas, sin embargo, sólo fue por los costos de instalación.

A pesar de eso, aún se van a revisar a fondo los contratos con las empresas involucradas en la instalación de la polémica “k invertida”. La investigación en cuestión será llevada a cabo el Órgano Interno de Control.