Un año después: Así celebran en discotecas de Wuhan después del COVID-19

¡Quien como ellos! En Wuhan, el epicentro de la pandemia, ya controlaron el coronavirus y así celebran en discotecas y antros.

A más de un año de que se reportara la existencia del SARS-CoV-2 en Wuhan, China –virus que ha puesto al mundo de cabeza y que en México nos tiene en cuarentena desde casi un año–, para muchos es increíble el pensar que dicho lugar donde se originó la pandemia ya vive en una normalidad que varios anhelamos.

Y es que mientras el mundo entero está confinado y enfrenta al virus en casa o en los hospitales a su máxima capacidad, en el epicentro de la pandemia la vida nocturna se lleva a cabo en una “nueva normalidad”, pues ahora los vigilantes en la entrada se aseguran de que los asistentes porten el cubrebocas y no tengan una temperatura corporal superior a los 37.7 grados.

Captura de pantalla: Youtube

En Wuhan ya festejan en discotecas como si nada

Luego de un año de ser puesta en cuarentena y con estrictas medidas de movilidad, la ciudad de Wuhan y sus 11 millones de habitantes han logrando controlar la pandemia de COVID-19 al grado de que la discoteca “Super Monkey”, una de las mas grandes de la metrópoli, ya recibe a cientos de personas que van a bailar, convivir y pasar un buen rato.

La agencia AFP dio a conocer cómo es la vida nocturna de Wuhan en su “nueva normalidad”, una donde si bien el uso de cubrebocas es obligatorio a la hora de la entrada, no lo es dentro de la discoteca. Y es que en el lugar tampoco se respeta la sana distancia y mucho menos se siguen las medidas de prevención ante el COVID-19.

Captura de pantalla: Youtube

Agradecen al gobierno chino por controlar la pandemia y volver a la normalidad

Ciudadanos entrevistados por la agencia aseguran que gracias al gobierno y sus medidas estrictas hoy Wuhan puede comenzar a rehacer su vida de manera normal. “El gobierno chino es bueno. El gobierno chino hace todo por su pueblo y el pueblo es supremo. Es diferente de los países extranjeros” menciona un joven de 20 años llamado Chen Qiang.

Aunque la ciudad comienza a volver a la normalidad, locatarios y dueños de lugares nocturnos aseguran que el número de personas en las calles es menor al que había hasta antes de que el coronavirus llegara al mundo. Pero bueno, quizá eso sea mejor comparado con la situación a la que se enfrentan otros países ante el COVID-19, que día a día sigue cobrando miles de vidas a nivel global.

Con información de: Animal Político 


Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)