Recientemente el Comité de Derechos Humanos de Nuevo León, en Tamaulipas, denunció que ocho personas fueron ejecutadas extrajudicialmente en Nuevo Laredo por policías estatales.

De acuerdo con las autoridades del estado, este hecho fue reportado como un enfrentamiento entre elementos de seguridad y civiles armados.

¿Qué pasó? 

Supuestamente el pasado 5 de septiembre, policías estatales se encontraban realizando recorridos de vigilancia cuando fueron atacados a balazos desde una camioneta negra sin placas.

Al iniciar la persecución, los “delincuentes” llegaron hasta un domicilio de la calle Valles de Anáhuac, lugar desde el que continuaron disparando.

Foto: Twitter

La Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas aseguró que varios de los atacantes usaban uniformes tipo militar con símbolos de un grupo delictivo, equipo táctico y pasamontañas.

Como resultado del “enfrentamiento” resultaron muertas ocho personas, entre las que habían 3 mujeres.

Una presunta ejecución extrajudicial 

De acuerdo con la denuncia del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, en la mencionada casa vivía un ex empleado de una empresa distribuidora de refrescos (Severiano Trviño), su hija y su nieta de dos años.

La hija de Severiano (quien fue asesinado en el “operativo”) relata que al menos 20 agentes ingresaron al domicilio sin mostrar una identificación o una orden de cateo y obligaron a su padre a vestirse con un uniforme tipo militar.

Las otras víctimas habrían sido sacadas de sus domicilios en distintos puntos de la colonia Valles de Anáhuac y la camioneta que fue presuntamente incautada fue puesta por los policías utilizando una grúa.

Ocho personas fueron ejecutadas y les sembraron armas largas.

Por medio de un comunicado, la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas informó que ya inició una carpeta de investigación para determinar la forma en que sucedieron los hechos.