Lo más común para nosotros es escuchar que un animal está en peligro de extinguirse, pero qué les parece la idea de que el café, el que degustamos todas las mañanas con un rico pan o en las noches con un churro, puede desaparecer definitivamente.

Esto es alarmante, pero no tanto y posiblemente se pueda hacer algo, ya que se prevé que esto suceda en unos 70 años, todo a consecuencia del terrible y maldito cambio climático, que está poco a poco acabando con todo.

Algunos de los principales productores de café en México, en específico en Oaxaca, ya se están dando a la tarea de concientizar a la gente sobre el cuidado de las plantas, del intentar racionalizar el uso de pesticidas y plaguicidas, para así otorgar un mejor producto y un mejor cuidado de este preciado grano.

Enrique López Aguilar, empresario dedicado al café, aceptó que las zonas de cultivos más susceptibles y son las que se ubican por encima de los 700 y 800 metros de altura sobre el nivel del mar, ubicadas en la costa de Oaxaca y Chiapas, por eso tanto miedo de los productores oaxaqueños.

Oaxaca produce en un sólo año el 10 por ciento de la producción a nivel nacional, lo que representa más de 400 mil quintales de café.

Así que los gustosos por un buen americano, un exprés o cualquier tipo de café, ya saben, cuiden el medio ambiente, el grano puede desaparecer y no sólo eso, muchas cosas más están en riesgo.