Todo comenzó cuando un pequeño niño a quien llamaremos Timmy le pidió una moneda a su mamá para ir a la máquina de dulces por algunos caramelos.

Cuando volvió, la mamá del pequeño Timmy notó horrorizada que el pequeño tenía un anillo dorado que, tras una inspección más cercana, tenía pintada una swástica nazi

. La mamá empezó a gritar según declaraciones. Tras sacar el contenido de la máquina, encontraron más anillos.

Exigió una respuesta por parte de la tienda, pero su salida fue que ellos no mantienen la máquina de dulces y que alguien más se encarga de rellenarla.

Se inspeccionaron otras máquinas en otras tiendas, pero sólo encontraron los anillos ahí. Una de las teorías es que intentaban asustar a la comunidad afroamericana que vive cerca.

Vía CBS