Una de las grandes problemáticas en el mundo es la preservación del patrimonio histórico-artístico. A lo largo de los años, hemos visto cómo es que edificaciones, estatuas, pinturas o cualquier obra de arte que defina a una cultura, religión, sociedad, ciudad o país, han quedado en cenizas. Posiblemente el ejemplo más claro que se tiene en este momento, es la catedral de Notre Dame, un emblema histórico de París que este 15 de abril quedó hecho cenizas (al menos muchas partes) y que hoy, ha recibido donaciones millonarias para su reconstrucción.

¿De quiénes son las donaciones?

Entre las aportaciones más generosas están las de algunas de las familias más poderosas de Francia y la de una de las principales petroleras del país. El grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), del empresario Bernard Arnault, dio a conocer que donaría 200 millones. Además, puso a la disposición de las autoridades a sus equipos creativos, arquitectónicos y financieros para ayudar al largo trabajo de reconstrucción de una parte y de la colecta de fondos para la otra. Por otra parte el grupo L’Oreal y Bettencourt, anunciaron que también darían un total de 200 millones de euros para la recuperación de la catedral parisina.

Estas son todas las donaciones millonarias para reconstruir Notre Dame

Foto: Getty Images

Y la cosa no para ahí, pues el esposo de Salma Hayek, el magnate François-Henri Pinault, donará 100 millones para las obras en Notre Dame. Cabe mencionar que Pinault es el presidente del conglomerado de las empresas Artemis y el grupo Kering, así como de las marcas de lujo Saint Laurent, Gucci y Alexander McQueen. 

A esto también se une la compañía petrolera francesa Total, la cual prometió 100 millones de euros para la reconstrucción de la iglesia. De igual forma Société Générale, JC Decaux y Apple ofrecieron entre uno y 20 millones. 

Estas son todas las donaciones millonarias para reconstruir Notre Dame

Foto: Getty Images

Por su parte el Ayuntamiento de París ha anunciado ya el desbloqueo inmediato de 50 millones de euros, mientras que la presidenta de la región de París, Valérie Pécresse, desbloqueó otros 10 millones de los fondos de emergencia “para que las obras más urgentes puedan comenzar rápidamente”.

Con este anuncio tanto del Ayuntamiento como de la presidenta de la región de París, solo se cubre una parte de una problemática que ocurre la capital gala, pues en Francia, el Estado o gobierno realmente no invierte dinero para la preservación de lugares históricos. Durante décadas, la catedral de Notre Dame pidió dinero para su restauración y no fue sino hasta ahora, con el incendio, que recibió ingresos para reconstruir todo lo que quedó perdido. 

Si alguna vez has visitado París, te habrás encontrado con urnas donde podías depositar dinero de manera voluntaria para ayudar a la restauración tanto de Notre Dame como de la basílica de Sacré-Coeur, otra edificación igual de importante que la catedral cuya construcción fue financiada por los parisinos mismos a través de donaciones generosas. 

Estas son todas las donaciones millonarias para reconstruir Notre Dame

Foto: Getty Images

En su momento, el sitio oficial Friends of Notre Dame recibía donaciones para ayudar con la renovación —que a estas alturas ya había comenzado—. Si bien este dinero no era mucho, ayudaba a un proyecto a largo plazo que ahora presenta un panorama completamente distinto. Entonces la pregunta real es, ¿hasta qué punto el gobierno no invertirá (a menos que sea indispensable) en la preservación de edificaciones importantes que no son apreciadas por su historia y contexto, sino por ser atracciones turísticas?

Estas son todas las donaciones millonarias para reconstruir Notre Dame

Foto: Getty Images