Foto: @ConsulMexMia

¡Bien ahí! El FBI regresa a México un lote de casi 4 mil monedas precolombinas

Feliz año nuevo, le dijo el FBI (Buró Federal de Investigaciones) al Consulado General de México en Miami con la devolución de un lote con más de tres mil 900 monedas de cobre que eran utilizadas en Mesoamérica —que datan entre los años 1200 y 1500 DC.

Conocidas como “hachuelas” estas monedas —de la época precolombina— regresaron a territorio mexicano después de que un coleccionista estadunidense las tuviera en propiedad por más de 50 años. ¿Cómo fue que regresaron? Ahí les va la breve historia.

fbi-lote-monedas-fbi-mesoamerica

“SAC Piro con el cónsul general mexicano Jonathan Chait se dirige a los medios de comunicación sobre la repatriación de varios miles de monedas mesoamericanas al gobierno mexicano. Las monedas fueron recuperadas a través del programa Art Crime del FBI”. Foto: @FBIMiamiFL

Las hachuelas regresan a México

La importancia de estas monedas radica en que forman parte del patrimonio histórico y cultural de nuestro país —de acuerdo con el Consulado General de México en Miami, las hachuelas circularon en lo que hoy es Michoacán y Guerrero.

fbi-regresa-monedas-mesoamerica

Foto: @ConsulMexMia

¿Qué hacían en Estados Unidos? “Un coleccionista estadunidense las adquirió en Texas en una feria numismática de la década de los 60, pero por aquellos años ni México ni Estados Unidos formaban parte de la convención de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura)”, relató Jessica Cascante, portavoz del consulado de México.

Luego, con la convención de la Unesco de 1970, los países firmantes tenían como garantía la devolución del patrimonio histórico y cultural. México aplicó en 1972 y Estados Unidos en 1983.

Así que la convención aplicó para que las monedas fueran recuperadas mediante del programa Art Crime del FBI —en 2013 el lote fue llevado a España para una subasta, nuestro país se puso las pilas e informó al FBI de la existencia de las monedas y ahí comenzó el proceso de rastreo y devolución.

Vale mencionar que el coleccionista estadunidense que poseía este lote, lo adquirió antes de que fuera un delito y entregó de buena voluntad las hachuelas mesoamericanas.