La empresa automotriz Ford canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en una planta en San Luis Potosí, de acuerdo con el director de la compañía Mark Fields. El directivo afirmó que la inversión se realizará, en su lugar, en Flat Rock Michigan, donde destinarán un presupuesto de 700 millones de dólares durante cuatro años para fabricar automóviles eléctricos, lo que ayudará a crear cerca de 700 empleos para los trabajadores estadounidenses.

A pesar de asegurar que no hicieron un trato con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, Ford señaló que su anuncio es un voto de confianza para su economía local.

Temprano por la mañana, el empresario neoyorkino Trump criticó a General Motors, principal competencia de Ford, por hacer que automóviles fabricados en México sean libres de impuestos en Estados Unidos.

La empresa líder en producción automotriz contestó que los modelos que el presidente electo acusó que se fabricaban en México, realmente se elaboran en Ohio, además que la mayoría de los autos que se producen en nuestro país son para venderlos en el mercado local y no en Estados Unidos.

ford-automotriz-empresa-estados-unidos-automoviles

El pasado 17 de noviembre, el político republicano presumía a través de su cuenta de Twitter que había alcanzado un acuerdo con Bill Ford, presidente de la compañía automotriz, para mantener su planta de producción en Kentucky y no mudarla a México. La vocera de Ford, Christin Baker, aseguraba entonces que la inversión en San Luis Potosí seguía en pie aunque se mantuviera la producción en el estado norteamericano, como Trump lo había afirmado.

Durante su campaña rumbo a la Casa Blanca, el empresario neoyorkino advirtió que las empresas estadounidenses que decidieran trasladar sus operaciones al extranjero, buscando costos menores, enfrentarían consecuencias. Aunque a la vez, las compañías que decidieran dejar y crear trabajos en Estados Unidos, se verían beneficiadas con incentivos fiscales y otras medidas. El pasado 2 de diciembre volvió a recalcar sus amenazas a la vez que hacía una visita a la fábrica de calefacción y aires acondicionados Carrier en Indiana.

FOTOS: GETTY IMAGES