Así como lo leyeron, el que es considerado el Nazi más malo del mundo, Alois Brunner, ha muerto. Murió sin ningún arrepentimiento con respecto a su papel en la muerte de miles de judíos.

La información fue dada a conocer por el caza-nazis Efraim Zuroff y sí, caza-nazis es su profesión real. Según Efraim, el tal Alois murió hace 4 años en Syria a la edad de 98 años.

Después de la caída de la Alemania Nazi, este finísimo sujeto evitó ser capturado y finalmente escapó a Siria donde, según cuentan las leyendas, fue consejero del Presidente Hafez al-Assad en cuanto a métodos de tortura.

Alois pudo escapar porque las autoridades se equivocaron y colgaron a Anton Brunner en su lugar. Al desaparecer del radar, pudo escapar y vivir en libertad.

Si existe el cielo, no lo vamos a encontrar ahí.