Las calles de Pasco, Washington,  presenciaron hoy una movilización de cientos de personas que gritaron consignas de justicia por la muerte de Antonio Zambrano, ocurrida esta semana en esa ciudad a manos de policías locales después de que, presuntamente, arrojara piedras a vehículos y oficiales.

Pasco es una ciudad de unos 68 mil habitantes en la que poco más de la mitad son hispanos, según el último censo de población. Los recientes tiroteos en contra ciudadanos de origen negro e hispano en Estados Unidos han generado protestas en contra del racismo policial.

pasco

De acuerdo con NBC News, la familia de Zambrano Montes ha presentado una notificación para demandar a la ciudad por 25 millones de dólares.

El día de hoy Agapita Montes, madre de Antonio, arribó a la ciudad de Tijuana para solicitar una visa humanitaria que el gobierno de Estados Unidos ya ha expedido y que le permitirá recoger el cuerpo de su hijo con la intención de darle sepultura. Le acompañó Guillermo Madrigal, un abogado de Aquila, Michoacán. El gobierno federal no envió ningún representante.

El Cónsul de México en Seattle, Eduardo Baca, calificó los hechos como el resultado del “abuso de autoridad”. La Comisión Nacional de Derechos Humanos urgió a la Secretaría de Relaciones Exteriores a apoyar a la familia del fallecido. El día de ayer, el presidente Enrique Peña Nieto calificó este muerte de “indignante” y condenó el “uso desproporcionado de la fuerza letal”.

De acuerdo con reportes policiacos, los agentes se dirigieron al lugar de los hechos luego de que les fuera notificado que Zambrano se encontraba arrojando piedras contra los autos. Al llegar al lugar le exigieron que se detuviera, pero él se negó y corrió, primero en sentido contrario de los oficiales y luego hacia ellos. Los agentes reaccionaron disparando sus armas repetidas veces. El hecho fue captado en video por un testigo.

@plumasatomicas