Seguramente pensaste: “bienvenido al mundo real”,  cuando viste el tuit de Felipe Calderón quejándose de las interminables llamadas bancarias. Sin embargo, mientras te daba un poquito de alegría ver que hasta los expresidentes te acompañan en esta penitencia, se nos ocurrió una mejor idea… ¿cómo cuernos podemos evitar estas marcaciones?

La verdad es que en un mundo ideal nadie —ni Calderón— debería tener que recibir estas llamadas invasivas y que violan la privacidad. Al menos, no deberías si tú no estás de acuerdo.

Si ya te sabes el discurso de memoria y es la octava vez que intentas no ser grosero con la voz al otro lado de la línea, esta nota es para ti y vas a ser muy feliz al enterarte que para deshacerte completamente de este tipo de llamadas solamente tienes que dar de alta tu número frente a la Condusef. 

Existe una cosa que se llama Registro Público de Usuarios que no deseen información publicitaria de Productos y Servicios Financieros (REUS) y a partir del día de hoy es tu mejor amigo.

Para deshacerte completamente de las molestas llamadas bancarias tienes que entrar al registro del REUS (en esta liga: https://webapps.condusef.gob.mx/reus/app/registro.jsp), completar los datos que te piden y listo. En esta aplicación podrás inscribir todos tus números: celulares, fijos, personales, laborales y lo que se te ocurra. Básicamente, pones ahí tus datos y estás declarando ante las autoridades que tu no quieres ser hostigado por las entidades financieras con anuncios, promociones u ofertas.

Eso sí, el REUS tampoco es mágico: no evita que te marquen por cobranza.

El registro en este padrón dura dos años —para que estés a las vivas de la fecha en la que se vence— y solamente tarda 45 días naturales en darse de alta. Una vez actualizados los datos se acabó el problema… nunca más deberán llamarte.

¿Y si aún así me siguen molestando? ¡Denuncia!

Si siguen de manchados marcándote para promocionar cualquier cosa y violando tu derecho a la privacidad, puedes presentar una denuncia ante la Profeco.

Para hacer eso, te comunicas con el Teléfono del Consumidor y levantas la denuncia con la información que te piden. Normalmente, con tener el nombre de la empresa, el número del que te marcaron y los servicios que te ofrecieron, ya tienes información suficiente para denunciar.